Descartan presiones de empresarios a trabajadores para incidir en su voto. Dirigentes sindicales de la CROM y la FTA, coincidieron al señalar que no han recibido reportes de sus agremiados en este sentido, y de llegar a presentarse este tipo de situaciones, invitaron a los empleados a acudir a las instancias correspondientes y a las propias centrales obreras, para presentar las denuncias correspondientes, porque el sufragio es un derecho que deben emitir libremente.

Jesús Enrique Ramírez Pérez, secretario general de la CROM, consideró que el hecho de que los empresarios le pidan a la clase obrera que razone bien su voto –como sugieren algunas noticias a nivel nacional– no tiene nada de malo; “lo grave es que quieran obligar o condicionar a votar por determinado partido, ya sea por preferencia del dueño o de una persona que tuviera un puesto ascendente en la cadena de mando, eso se puede denunciar con la instancia correspondiente que es la Fepade”.

Indicó que algunos empresarios pueden creer que tienen cierta injerencia en las decisiones de las personas que trabajan para ellos, pero los trabajadores son libres de votar por el candidato que los haya convencido, y así deben hacerlo, porque el sufragio es un derecho que se consiguió con base en la lucha social.

Por su parte, Alfredo González, secretario general de la FTA, reafirmó que las empresas locales no han buscado incidir en el sentido del voto de sus trabajadores ni de forma escrita u oral; añadió que la legislación es muy clara en ese sentido, pues dentro de las instalaciones de la empresa está prohibido el proselitismo político y religioso.

Recordó que en el pasado los propios sindicatos acudían a las empresas con los candidatos, pero se han abstenido apegándose a la ley; agregó que de presentarse alguna infracción en este sentido, cualquier denuncia debe presentarse ante las autoridades electorales, pero también ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, pues hay sanciones económicas si empresarios o trabajadores violan la normativa en este sentido.