Una gran parte de las empresas a nivel local no se encuentran en condiciones de ofrecer un incremento salarial similar al registrado a inicios de año, por lo que patrones, sindicatos y trabajadores tendrán que llegar a un mutuo acuerdo para evitar comprometer la conservación de empleos. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCEA), Pedro Gutiérrez Romo, precisó que la iniciativa privada difiere de incrementos salariales por decreto, cuando se tienen que calificar aspectos como productividad y áreas de oportunidad.
El líder empresarial detalló que cada empresa tiene derecho a incrementar su salario conforme crea conveniente, para lo cual el sector patronal deberá negociar con los sindicatos haciéndoles entrar en razón de que un aumento como el concretado en este año, puede ser riesgoso para las empresas. Algunos de los aspectos que considerará la iniciativa privada para concretar ajustes salariales, son la productividad, competitividad así como capital humano y hasta la armonía laboral.
Advirtió que en caso de que no exista un acuerdo en común entre patrones y trabajadores, se pudieran registrar aumentos salariales que mediáticamente suenen bien, y que sin embargo en la realidad signifiquen costos severos en mediano plazo para la generación de empleos. «Es el momento de que quienes forman una empresa valoren la conservación de los empleos. Se tiene que valorar muy bien el incremento posible para esa empresa sin poner en riesgo la subsistencia y tratar de que la empresa crezca y genere más empleos», finalizó.