El Templo San Antonio de Padua fue elegido por Rigoberto Esparza Ochoa y Bárbara Samanta Santiago Hernández para la celebración de sus esponsales.
De esta manera, la pareja ha comenzado una nueva vida en matrimonio, motivo por el cual hicieron partícipes de su unión, a familiares y amigos muy cercanos.
El momento más emotivo fue cuando los contrayentes prometieron amarse por el resto de sus vidas, permanecer unidos con amor y recibir con inmensa alegría, los hijos que Dios les mande como el más hermoso regalo.
Durante la ceremonia, la pareja compartió inolvidables momentos con sus respectivos padres: por parte de él, Rigoberto Esparza Flores y Gloria María Ochoa Ramírez; y por parte de ella, Javier Santiago Valtierra y María de la Luz Hernández Acosta.
Asimismo, destacó la presencia de sus padrinos: José de Jesús García Gómez y Graciela Hernández Acosta.
El brindis en honor a la pareja de recién casados, se llevó a cabo en el salón Punta Paraíso.