Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  .-Harrison Ford está listo para tomar el sombrero y el látigo de Indiana Jones una última vez, por quinta ocasión en su carrera, al lado de Steven Spielberg.

De visita en México, el mítico actor confirmó su emoción por volver a encarnar al arqueólogo, tras haber revisitado recientemente otros personajes emblemáticos, cómo Han Solo (Star Wars) y Rick Deckard (Blade Runner).

Hace unos días, Kathleen Kennedy, presidente de Lucasfilm, aseguró que el proyecto está en marcha, provocando la locura de los fans alrededor del orbe.

«Hacer otra Indiana Jones se ve como una gran idea, si tenemos un buen guión. Creo que estamos cerca de conseguirlo. Estoy emocionado por hacerla», confesó.

A sus 77 años, la leyenda viva de la actuación consideró que a su extensa trayectoria no le falta un Óscar. Se dijo, más bien, agradecido por todas las oportunidades que le han dado u prometió estar con fuerzas e interés para seguir trabajando.

«He tenido mucha diversión en el negocio, la fortuna de trabajar con gente fantástica. Estoy encantado de seguir trabajando, no tengo planes de retirarme. Disfruto esto probablemente más que nunca», comentó.

El estadounidense visitó la capital para promocionar la película El Llamado Salvaje, que se estrenará a finales de mes en México y significa el primer lanzamiento de la recientemente rebautizada 20th Century Studios.

Basada en la novela Call of the Wild, de Jack London, sigue a un perro llamado Buck que, durante la fiebre del oro en el Yukón canadiense del siglo 19, se ve orillado a olvidar sus orígenes domésticos y atender la llamada de sus instintos más primitivos y salvajes.

Ford interpreta a John Thornton, un hombre que huye de una tragedia personal y puede encontrarse a sí mismo y asumir responsabilidades gracias a Buck.

Durante el encuentro con medios, el histrión se mostró amable, siempre con sonrisas o dando los «buenos días» en español.

Contestó todo tipo de preguntas, desde las que ha oído cientos de veces (como el origen de Han Solo), hasta incómodas sobre política o profundas sobre el cambio climático.

Aseguró tajantemente, por ejemplo, que a su país le urge, entre varias cosas, una reforma migratoria.

«Estamos enfrentando diversos problemas en Estados Unidos. Estamos trabajando para superarlos. Necesitamos una reforma migratoria completa. Necesitamos invitar gente al país, no echarla. Esa es la historia en la que se basa nuestro país», opinó.

Ford, intérprete de varios de los más grandes héroes del séptimo arte, reconoció que en la vida real él no tiene héroes, ni cree en ellos, pero admira a la gente que lucha por mundos mejores.

Activista medioambiental, calificó a Greta Thunberg, luchadora adolescente contra el cambio climático, como una de esas personas que merecen destacarse.

«Greta es inspiradora. Admiro su valentía, su capacidad para expresarse. Los jóvenes, me parece, están tomando tomes de liderazgo. Y eso es natural. Así funciona el mundo. Los viejos hemos tratado de resolver problemas que la sobrepoblación han hecho al planeta.

«Hemos hecho algún progreso, pero se han dedicado a denigrar la ciencia de manera ridícula. Gente en diversos campos ideológicos niega la sabiduría, la disciplina de la ciencia, en favor de puntos de vista políticos.

Esto se tiene que acabar. Y la gente joven alrededor del mundo lo sabe», concluyó.