Más les vale a las autoridades estar en alerta que insistir en un estado tranquilo. Hay hechos que de ninguna manera son fortuitos, como los asesinatos de presuntos narcomenudistas que en las últimas semanas han tenido lugar, uno de ellos calcinado parcialmente, y ahora el incendio de varios vehículos en la vía pública.

Ambos casos son característicos en otras entidades del país donde la guerra entre cárteles se hace presente con ataques de ese estilo, por lo que tiene que haber un trabajo más intenso de los organismos de inteligencia, a fin de detectar – ahora que aún es tiempo – a qué grupo pertenecen y en dónde están las guaridas.

La cercanía con Jalisco y Guanajuato, lugares en que el número de muertes violentas ha crecido enormemente, hace posible que algunas células “brinquen” hacia Aguascalientes, lo mismo que de Zacatecas que registra varios puntos rojos, por lo que no puede haber confianza que con las puertas de ingreso al estado se pueden frenar la presencia de malajes.

Los homicidios que han tenido lugar en contra de quienes se relaciona con el mundo de las drogas podría tener una explicación, al considerarse que se cometen por la disputa de la plaza, que “trabajan” para una organización rival o no quisieron pasarse a la que los invitaron.

Pero tratándose de vehículos incendiados no debe tomarse como una actitud de vándalos que al pasar por el lugar se les ocurrió hacerlo, o que por un corto circuito ocurrió la conflagración, porque aquí se está hablando de dos en una colonia con afectaciones a otros dos y de uno más en un fraccionamiento distante.

De ninguna manera se trata de causar un temor en la sociedad, por el contrario, que esté atenta a lo que ocurre en su colonia, barrio o comunidad y si observa algo anormal de inmediato lo comunique al 911, además de intensificar el programa de “vecino seguro” en que unos a otros ayuden a cuidar su entorno.

Si todavía es factible transitar por el estado sin recelo alguno, es necesario que se mantenga así, lo que depende principalmente de que las corporaciones policíacas cumplan con su deber, que es la de brindar protección y seguridad a todos los habitantes. Es indispensable que pasen de la reacción a la vigilancia continua. A los ciudadanos de poco les sirve que hagan acto de presencia después que sucedieron los hechos, sino que éstos no debieron ocurrir si hay efectividad de su labor las 24 horas.

Como dato complementario cabe mencionar que el pasado mes de julio fue el más violento del año, con 3 mil 742 delitos, conforme al informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que dio a conocer el 21 de agosto.

A lo largo de 2018 han tenido lugar 22 mil 989 delitos de todo tipo y del 1 al 31 de julio fueron 2 mil 185 en diferentes manifestaciones, como el robo a 302 casas habitación (23 más que en junio); 297 automóviles fueron sustraídos (11 más que el mes anterior) y 75 motocicletas (10 más que en junio). En lo único que hubo una baja fue en el robo a autopartes, que presentó 135 actos, 17 menos que en junio.

Lo contrario sucedió en los negocios de todos los giros, con 245 robos, 229 personas fueron asaltadas en la calle, con un promedio de 7 por día. También se disparó el número de fraudes (127), abuso de confianza (77), extorsión (12) y despojo (31) y en daño a la propiedad ajena se denunciaron 431 hechos  Los homicidios dolosos fueron 4, contra 7 que hubo en junio y no hubo secuestros ni asaltos a instituciones bancarias ni feminicidios en el curso de julio.

Sólo queda esperar los datos del mes de agosto, en que se documentó un feminicidio en Rincón de Romos y de los presumiblemente ultimados en circunstancias no aclaradas, pero el mes de septiembre comienza con la destrucción por el fuego de varios automóviles.

AVE DE TEMPESTADES

Atrás de la sonrisa y el cuidado que pone para escuchar a sus interlocutores está una actitud astuta, socarrona, que sabe actuar para sacar ventaja, por lo que es normal la denuncia que hicieron ex candidatos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en contra del presidente estatal Sergio Augusto López Ramírez.

El ex presidente de Tepezalá, Raúl Ruiz Dondiego, Rosa Palacios Acosta, Oscar Ramírez Ávila y Brenda Rodríguez Armendáriz, que en el reciente proceso electoral fueron candidatos a diputados en los distritos 3, 12, 10 y 17, respectivamente, señalaron en conferencia de prensa que López Ramírez les hizo diversas promesas y no cumplió ninguna, por lo que sienten que sólo los utilizó, los defraudó y los dañó en sus aspiraciones políticas y morales. Les negó las prerrogativas para gastos de campaña que por ley les correspondían y de acuerdo a lo publicado por este Diario en su edición del pasado 29 de agosto, pusieron en duda que las facturas entregadas al Instituto Nacional Electoral (INE) para comprobar los egresos fueran reales.

Suponen que hubo algo “turbio”, porque desde la dirigencia estatal se les presionó para que redujeran el trabajo de campaña, pese a que el respaldo que tuvieron fue de amigos, compañeros y familiares,  además que el dinero aplicado era de su propio bolsillo.

Sin tapujos aseguraron: “Se nos abandonó de modo económico y político, al inicio apoyaban con 2 mil pesos de gasolina semanal, al final se nos dejó de dar y los gastos de propaganda debieron ser liquidados por los propios candidatos”.

Para Ruiz Dondiego, López Ramírez se conduce como un jeque, con lujos y actitudes desproporcionadas, además “se ha comprobado que se falsificaron firmas en documentos de la autoridad laboral, se auto-impuso como candidato plurinominal en primera posición y ojalá que el Tribunal Electoral regional confirme que se le haya quitado (la diputación de representación proporcional que le concedió el Instituto Estatal Electoral)”.

La respuesta no la hizo Sergio Augusto López sino el vocero del partido, César Lozano, al afirmar en un boletín que “desconocen” lo dicho por los ex candidatos y que nunca les prometieron regalos ni se vendieron candidaturas, además que los quejosos no son militantes por lo que no pueden aspirar a ser dirigentes.

Lo que debe quedar claro es que López Ramírez siempre ha estado en el ojo del huracán, tan es así que El Heraldo publicó el 10 de agosto de 2010 la denuncia que en su contra hizo el entonces diputado Juan Galván Mascorro, acusándolo de haberse enriquecido a costa del instituto político.

Galván Mascorro declaró que Sergio Augusto López “ha obtenido recursos mensuales por más de 400 mil pesos como dirigente partidista, ha maniobrado para eternizarse en ese cargo y de ‘mentir’ en torno a las finanzas internas”.

El pleito entre ambos personajes se dio porque López Ramírez acusó a Juan Galván – que fue su ayudante más cercano durante varios años – de haberse aliado al panista Martín Orozco Sandoval, por lo que él y otros que estaban en contra de que siguiera por tiempo indefinido en la presidencia del PVEM fueron amenazados de expulsión, lo que cumplió con algunos y a otros los presionó para que renunciaran a la militancia.

Por lo puntualizado pasan los años y nada cambia en el partido del tucán, en el que se enquistó Sergio Augusto López desde el año 2000, en que sólo un tiempo dejó el cargo en Gilberto Gutiérrez, hoy delegado de la Semarnat, que sirvió de “pantalla” ya que en ningún momento soltó el control.

¿MEJORES SALARIOS?

 

Muy cautelosos se han mostrado los líderes de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes ante el anuncio que deberá aumentar el salario de los trabajadores de las armadoras de automóviles, conforme a los acuerdos para la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). De firmarse el documento en ese apartado, la base salarial será de 16 dólares la hora, esto es 2 mil 400 pesos diarios o sea 72 mil pesos mensuales. Parece algo irreal pero si las empresas quieren exportar sus productos a Estados Unidos tendrán que acceder, porque habrá un marcaje directo del vecino país que busca terminar con la depauperación del ingreso obrero en México.