Embarazo no le impide bailar y cantar

CDMX.- A pocas semanas de dar a luz a su primogénito, Érika Zaba retomó su trabajo como cantante y durante un mes seguirá presentándose con OV7.
La cantante comentó que, como su periodo de gestación ha sido óptimo, el médico le permitió volver a los escenarios.
«El doctor me ve perfecta, me dio de alta hace ya varios meses. Me comentó que puedo regresar a trabajar sin ningún problema.
«Estoy muy feliz, tranquila, voy con las precauciones que debo tener, bailo en tenis, con vestuario nuevo, flojo y cómodo», afirmó, en entrevista.
Antes de retomar la rutina musical, se inscribió a un gimnasio para no sentir un cambio tan brusco a la hora de ejercitarse en los shows.
«Siempre he hecho mucho ejercicio, creo que en un embarazo sí ayuda bastante porque estás más ágil, más hábil.
«Ahorita he estado yendo al gimnasio para que no me cayera de peso volver a los escenarios de golpe luego de un tiempo en reposo. Iba al gimnasio, una hora caminar, en la escalera, lo que me decían los doctores así lo hice».
Zaba aclaró que no interviene en conciertos completos, sino que sus participaciones son más reducidas tanto con OV7 como en el 90s Pop Tour.
La artista, de 41 años, vive su sexto mes de embarazo. Por el momento, ni su esposo, Francisco Oliveros, ni ella han decidido el nombre del varón que esperan.
Ante la idea de consumir su placenta luego de alumbrar, dijo estar convencida.
«Había escuchado que muchas chavas se habían comido su placenta y eso les evitaba depresión posparto, se recuperaban mucho más rápido, algunas lo consumían en vitaminas, otras en licuado, se hacen cremas, bueno, hay mucha información al respecto.
«Yo no estoy cerrada a nada, creo que como mujer lo que más quieres es seguir los consejos y las cosas que te hagan recuperar más rápido, te sientan mejor. Nunca he sido madre ni he pasado por un embarazo, pero he escuchado que acabas medio cansada, desgastada. Si tomar un licuado de placenta me va a revitalizar, pues, ¿por qué no?». (Froylan Escobar/Agencia Reforma)