Samuel Adam
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 03-Oct-2017 .-El esfuerzo de miles de manos que han intervenido en los trabajos de rescate de edificios dañados o colapsados en la Ciudad, luego del sismo del 19 de septiembre, se centran en un solo punto: el rescate de una persona, con o sin vida, de Álvaro Obregón 286, en la Condesa.
Hasta ayer 69 personas están con vida gracias a este esfuerzo que los rescató de entre los escombros; 27 que salieron de este edificio.
Pero también extrajeron 48 cuerpos sin vida luego del colapso de sus seis pisos de 160 toneladas cada uno.
Esperanza y resignación fueron los dos sentimientos con epicentro en este lugar, cuyo cerco comienza a reducirse, el trabajo de voluntarios, a limitarse y el uso de maquinaria pesada, a eficientarse.
“La instrucción es seguir con la búsqueda que se ha hecho hasta ahora, utilizando los métodos que ha pedido la familia”, asegura Valentín Oñate, enlace gubernamental en el rescate.
Hay condiciones de riesgo desde el colapso, más no vencimiento del edificio que se recarga a la construcción de junto, como el de un familiar en el hombro del otro luego de 14 días se espera.
La imagen de losas de concreto como partes de un sándwich sigue atrayendo e impactando a transeúntes, a diferencia de la mayoría de edificios colapsados donde quedará por varios años un hueco y la marca del fenómeno.
No son visibles los errores o delitos humanos que le han costado la vida, en este edificio, a contadores, arquitectos, masajistas, médicos, constructores, estudiantes y visitantes.
Las flores en los memoriales del Parque México y Parque España comienzan a pudrirse, y los mensajes escritos con pluma se desdibujan con la lluvia.
No así los rescatistas que, codo a codo con voluntarios y expertos de todo el mundo, buscan rescatar al menos el cuerpo de quien es esperado en una carpa blanca iluminada hasta de madrugada.
El número exacto de damnificados todavía está pendiente, igual que el de los culpables de que la ciudad todavía no sea capaz de aguantar un siniestro.
Pero los faros que apuntan a la mole del 286 no se apagarán, ni los binomios caninos tan virales en redes pararán mientras esta persona se encuentre atrapada. El último hombre de otro 19-S.