David Reynoso Rivera Río

Nos encontramos a unos cuantos días de dar por concluido un año más, motivo por el cual debemos agradecer a Dios el gozar de salud y la oportunidad de convivir con nuestros seres queridos, así como emular las buenas acciones y los grandes pensamientos de todos aquellos seres que ya no se encuentran con nosotros. Desde hace cinco años acostumbro realizar este breve e enriquecedor ejercicio que relata de manera muy breve lo acontecido durante 12 meses.

Vivimos un año donde el pesimismo inicial del gobierno de Trump caracterizó la cuesta de enero; sin embargo, hemos salido adelante como país tras un brillante papel por parte de las autoridades financieras, hacendarias y monetarias. La renegociación del Tratado Libre de Comercio con América del Norte se encuentra todavía en un proceso arduo para los diversos actores y sin duda debemos confiar que concluirá de manera benéfica para el país.

De manera lamentable, los escándalos de corrupción por parte de diversos personajes de todos los partidos políticos han caracterizado a un año que promete poner en vigor un Sistema Nacional Anticorrupción y 32 sistemas locales con la capacidad de castigar a todo aquel funcionario que malgaste los dineros públicos. En virtud de lo anterior, es que algunos partidos políticos han decidido cambiar sus propios documentos básicos para evitar el denominado “chapulinazo¨ e inclusive otorgar 1 de cada 3 candidaturas a jóvenes, demostrando que el otorgamiento de candidaturas se debe realizar bajo la redefinición del término MERITOCRACIA.

El 2018 promete ser un año interesante ya que nuestro México y Aguascalientes requerirán la participación de todos nosotros, de manera que deberemos elegir el mejor destino que queremos tener como país con la elección del próximo Presidente de la República y de manera local, a nuestros próximos senadores, diputados federales y diputados locales.

Definitivamente un nuevo año significa también un sinfín de nuevas oportunidades que aprovechar y encontrar, así que plasmo en estas líneas todos mis mejores deseos para que sea un nuevo año lleno de aprendizaje, amor, crecimiento, éxito, felicidad, salud y muchas sonrisas. Esperando me puedan y quieran seguir acompañando, no me queda más que despedirme en esta ocasión y agradecerles el favor de su lectura en este último SAPIENS IUVENTUS del año, dejándoles como reflexión final que aún hay mucho por hacer y necesitamos seguir trabajando por consolidar y lograr el futuro que queremos.

Que sea el 2018, el mejor año de nuestras vidas.

 

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr