El día de ayer entre la mañana y el mediodía, tiempo de México, la selección mexicana de futbol arribó a Rusia proveniente de Dinamarca, para encarar ya la semana previa al duelo frente a Alemania que sostendrán el próximo domingo, para realizar su debut en la Copa del Mundo; con sonrisas y buen ambiente, la selección por fin llegó a su destino, en el cual tendrán 6 días para prepararse para el choque ante los teutones. El equipo de Osorio fue recibido por algunos aficionados y por el color de Rusia que ante temperaturas frías, aún no siente el ambiente del Mundial.
Al bajar del avión, algunos futbolistas se dieron tiempo de dar algunas declaraciones, en las que destacaron las de el capitán Andrés Guardado, que aseguró el plantel se mantiene muy unido a pesar de los rumores, las cosas extra cancha y la derrota del pasado sábado, además invitó a la gente a ilusionarse a poder vencer a Alemania en el debut, asegurando que el equipo cuenta con calidad y con personalidad para poder enfrentar cualquier obstáculo que se presente en el torneo. Por otro lado, Juan Carlos Osorio aseguró que tiene al equipo completo para el partido, además de que ya tiene en mente todas las estrategias que usará para intentar vencer al campeón del mundo, por último aseguró que el equipo mexicano saldrá de manera agresiva ante los alemanes, buscando los tres puntos.
Diego Reyes tendrá su prueba de fuego el día de hoy, cuando se someta a nuevos exámenes médicos para determinar si superó el desgarre y está en condiciones para encarar Rusia 2018, de no pasar las pruebas, Érick Gutiérrez tomaría su lugar.