El teatro es su refugio

MONTERREY, N.L.- El lugar en el que Ignacio López Tarso se siente seguro es en un escenario de teatro, pues a decir del actor de 94 años de edad, el país está en manos de la delincuencia.
En noviembre pasado, la residencia del histrión ubicada en Tlalpan, en la Ciudad de México, fue asaltada y es fecha que las autoridades no han podido dar con los asaltantes.
«Las autoridades dicen que están investigando… Ya ha pasado casi un año y no han hecho absolutamente nada», declaró López Tarso.
«La Ciudad de México y el país está en manos de la delincuencia. Algún día llegarán autoridades que sepan controlar eso, porque hasta este momento pasan años en donde estamos en manos de la delincuencia».
«No estás seguro ni cuando viajas, ni cuando estás en tu casa, ni cuando vas caminando por la calle, en ningún lado estás seguro», agregó.
«A todo mundo lo asaltan: en el propio coche, en todos lados asaltan a la gente. Entran a los restaurantes y asaltan; entran a los camiones y asaltan; entran a las casas tranquilamente, y a algunos los agarran y los sueltan pronto».
Pese a la situación, López Tarso comenta que no deja de disfrutar el teatro.
«¡Imagínese!, en 71 años he hecho por lo menos unas 200 obras, y he recorrido todos los tipos de teatro y de todas las épocas, desde los griegos, 500 años antes de nuestra era…», indicó el intérprete de clásicos de la escena como El Rey Lear, El Vestidor y El Avaro.
«El teatro es mi vida. El escenario es el lugar en el mundo donde yo me siento más cómodo, más a gusto, más seguro. De modo que cuando estoy ahí me siento tranquilo y lo disfruto mucho».
Aunque reveló que de pronto tiene sus achaques, no hay nada que le impida seguir compartiendo su experiencia en un escenario.
«Sigo trabajando… Estar en el escenario es el mejor momento de mi vida», dijo el protagonista de grandes filmes como El Gallo de Oro, El Hombre de Papel y El Profeta Mimí. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)