En nueve de cada diez asuntos penales judicializados en Aguascalientes se ha vinculado a proceso al imputado, lo cual demuestra que son falsos los señalamientos de que el Nuevo Sistema de Justicia Oral es “una puerta giratoria”.

Así lo señaló el presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez, al detallar que cada día se celebran en el estado hasta dieciséis audiencias orales en materia penal, de tal manera que “sí hay avances y el Nuevo Sistema debe dejar de generar desánimo”.

Además, dio a conocer que a casi dos años de su implementación en la entidad, se han judicializado 1,679 asuntos penales; se han integrado 1,311 carpetas digitales y 368 carpetas administrativas, generándose en el lapso más de 3 mil 900 audiencias para la resolución de esos casos.

En ese sentido, dijo que como resultado de esas audiencias celebradas en las seis salas de oralidad penal con que cuenta Ciudad Justicia, de 1,311 personas imputadas, 1,280 fueron vinculadas a proceso.

Eso demuestra, dijo, que es falsa esa percepción o señalamiento que se hace en el sentido de que el Nuevo Sistema de Justicia Penal es una “puerta giratoria”, ya que los vinculados a proceso representan el 90% de aquellos casos que llegaron a tribunales por cuestiones del orden penal.

En ese sentido, reconoció que hubo casos en que los imputados no fueron vinculados a proceso, pero solamente fueron 31 y ello obedeció a que los jueces no encontraron elementos para dar continuidad al proceso penal y las personas quedaron inmediatamente en libertad.

Además, dijo, gracias al nuevo modelo que contempla procesos abreviados, en 408 asuntos, los jueces dictaron sentencia en menos de treinta días y en todos los casos las sentencias emitidas fueron condenatorias.

Ponce Sánchez informó también que bajo el nuevo esquema de Justicia Penal se han concedido 345 suspensiones condicionales a procesos y en 81 asuntos se han logrado acuerdos de reparación de daños.

Finalmente, comentó que en el lapso, se cumplieron más de 42 mil notificaciones y se diseñan nuevos modelos de diligencias usando la tecnología, de tal manera que las notificaciones sean digitalizadas y prácticamente instantáneas, lo mismo que la resolución de solicitudes de cateo y órdenes de aprehensión para que antes de seis horas puedan ser cumplidas.