Al reconocer que la diferencia que vivirán los candidatos independientes respecto de los postulados por partidos políticos en el proceso electoral en marcha es el financiamiento, Ignacio Ruelas Olvera sostuvo que los primeros deberán comprender, actuar y demostrar que la política no se hace con dinero.

El delegado estatal del Instituto Nacional Electoral consideró que esa diferencia puede ser capitalizada por los sin partido, de asumir que la política se hace con ideas, con propuestas y convocando a la ciudadanía a resolver los grandes problemas sociales y colectivos que se viven.

Pedro Kumamoto es ejemplo de ello, dijo, como lo son también los premios nacionales de Economía que, con base en un solo proyecto, han hecho transformaciones trascendentales en el país y no han necesitado financiamiento público para ello.

Así, dijo, la apuesta deberá ser a hacer política, es decir, vincularse a la acción de la ciudad y su comunidad, respondiendo con ideas y propuestas a la irritación social actual por las grandes cantidades de dinero que se ejercen desde los partidos y, en su caso, lograr preferencia sobre la que pretenden aquellos que, como dice el adagio popular, “son tan pobres que lo único que tienen es dinero”.

En entrevista, Ruelas Olvera sostuvo que las candidaturas independientes llegaron para quedarse, forman parte del procedimiento electoral y son una opción más que los ciudadanos tienen en la oferta de una elección.

Reconoció sin embargo que para esa figura el Legislativo dejó inconcluso el andamiaje jurídico, mismo que el INE está atendiendo a través de una serie de posicionamientos por vía de reglamentos para que los independientes tengan una ruta más fácil y expedita en su participación.

Desde luego que no tienen las consideraciones de partidos políticos desde el punto de vista del financiamiento, pero todo lo demás es exactamente igual en cuanto a representaciones en consejos distritales, mesas de votación, así como prerrogativas telegráficas y postales, pues tienen la misma consideración jurídica que cualquier otro candidato de partido político, agregó.

En ese sentido, consideró que si no hay un ejército de ciudadanos buscando una candidatura independiente en estos momentos no es que se esté desaprovechando, pues finalmente la demanda ciudadana a los partidos prevalece en el sentido de que cambien, no que desaparezcan, y se conviertan en mediadores entre la sociedad y el Estado para resolver los problemas colectivos; “cambien, vuélvanse políticos, es la exigencia”, concluyó.