Con un cierre de año impresionante, el serbio Novak Djokovic logró ganar los últimos dos Grand Slam del año, para por cuarta ocasión en su carrera, ganar más de uno en el mismo año.
Tras una lesión que lo dejó fuera por mucho tiempo, Nole regresó poco a poco a su mejor nivel, ese que lo llevó a ser considerado el mejor tenista del mundo. Djokovic se coronó en Wimbledon y en el US Open siendo el tenista que mejor cerró el 2018, cumpliendo con un gran regreso que le permitió escalar posiciones en el ranking de la ATP, antes de Wimbledon se encontraba lejos del top 20 y ahora se encuentra en la tercera posición de la lista, solo por detrás de Nadal y de Federer.
La prueba más clara de que Djokovic es uno de los tenistas más importantes de los últimos años, es que es el tenista con más Grand Slam en la década, ya que desde el 2010 ha ganado más torneos grandes que ningún otro tenista, el serbio ha logrado coronarse en 15 ocasiones, por once de Nadal y cinco de Federer.
En una época en donde compite con dos de los mejores tenistas de la historia, Nole ha sabido hacerse espacio y ganar terreno ante los dos monstruos de la época para posicionarse entre los mejores del mundo. Los mejores años de Djokovic han sido 2011 y 2015, en ambos años ganó tres de los cuatros grandes torneos, y en ambos solamente le faltó ganar el Roland Garros, que le impidió ser el segundo tenista en la historia en conseguir ganar los cuatro torneos en un solo año, el primero fue el australiano Rod Laver, todo esto hablando de la era abierta.
El serbio aún cuenta con bastante gasolina, ya que tiene 31 años de edad, uno menos que Rafael Nadal y seis menos que Federer, por lo que aún tiene posibilidades de superar a ambos en cuanto a grandes torneos se refiere. Aún está lejos de Federer que tiene 20, pero solamente se encuentra a tres de distancia de Nadal, por lo que Nole puede seguir soñando con alcanzarlos, además de seguir con ese ritmo se encamina a ser el más grande de la década.