RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

El sábado pasado, como se lo adelanté aquí mismo hace 15 días, fue presentado el nuevo libro del ex gobernador y ex secretario de educación pública Otto Granados Roldán. El evento se realizó en el hermoso Museo de Aguascalientes, que fue reconstruido por el Arq. J. Refugio Reyes, edificio que antes fue la escuela normal del estado y que a partir de 1975 se convirtió en museo y que hoy es un digno y bello escenario para la presentación de diferentes exposiciones; ahí se presentó el libro “El recuerdo y las heridas: el asesinato de mi abuelo”. El libro cuenta el desconcierto y desamparo de la abuela de Otto, María del Refugio Gándara Campos al quedar viuda y con cinco hijos, muy joven, luego de que su esposo Vidal Roldán y Ávila fue asesinado como parte de un enfrentamiento político “en la época en que el viejo orden no acababa de morir, el nuevo no acababa de nacer y las disputas por el poder se saldaban con sangre”. Lo anterior en el año de 1925. Vidal Roldan había sido funcionario, diputado, senador y presidente municipal de Aguascalientes.

El sábado a las 12 horas había poca gente en el museo. Yo llegué treinta minutos antes de la hora en que se había citado, previendo lo difícil que iba a ser estacionarse, principalmente porque enfrente está el templo que más bodas celebra a lo largo del año y porque en sábado hay una boda tras otra y en consecuencia agarrar estacionamiento iba a ser una odisea así que había que llegar con anticipación y estacionarse en la calle de Álvaro Obregón para no sufrir por encontrar un lugar para el auto. Y qué bueno que llegué un poco antes pues tuve la oportunidad de observar parte de las obras que se están exhibiendo, de artistas como Saturnino Herrán o Jesús F. Contreras, las cuales no se cansa uno de admirar cada vez que se acude a este museo. Otto Granados arribó al lugar un poco después de las 12. Llegó acompañado de dos personas y luego de saludar a los que ya estábamos ahí se dirigió a un área abierta a un costado del museo en donde algunos reporteros y fotógrafos ya lo aguardaban pues daría una conferencia de prensa.

Quienes tuvimos la oportunidad de tratar a Otto desde sus años como gobernador sabemos que siempre será muy interesante escucharlo ya sea en entrevistas o en disertaciones, sin duda es un hombre inteligente y culto, aparte de que desde muy joven ha estado ligado a las altas esferas del poder de nuestro país y en consecuencia tiene datos muy importantes de la historia política contemporánea de México. En lo personal admiro mucho el que haya sido secretario particular de uno de los ideólogos mexicanos más importantes: Don Jesús Reyes Heroles, cuando fue secretario de Educación Pública en el sexenio de Miguel de la Madrid de 1982 a 1985. Y que al igual que don Jesús, 32 años después Otto ocuparía la misma silla y el escritorio de quién fue el primer secretario de Educación Pública de México: José Vasconcelos, al igual que Reyes Heroles.

Así mismo es inevitable hablar de su cercanía con el presidente Salinas de Gortari y en cuyo sexenio Otto fue el director general de Comunicación Social y Vocero de la Presidencia. Por lo tanto su experiencia política es inmensa pues siempre ha estado cercano al poder y a sus protagonistas.

Otto Granados desde siempre se ha significado por ser muy claro y directo en sus respuestas, en sus discursos y en sus opiniones. Como gobernador se significó por manejar el estado con mucha transparencia. En la conferencia de prensa Otto comentó que con los años y con el tiempo uno va entendiendo que la violencia y el crimen no son necesariamente lo opuesto de la política, sino que a veces son una variante, una modalidad y eso pasa en México eso sigue pasando a la fecha y en muchas partes del mundo, “yo diría que es un ingrediente único y propio de la política”. Y aquí sin duda que con este tema Otto debe haberse acordado de uno de sus grandes amigos: Luis Donaldo Colosio, asesinado arteramente el 23 de marzo de 1994 cuando era el candidato priísta a la presidencia de México. Recuerdo una fotografía muy significativa cuando Colosio ya como candidato vino a Aguascalientes y el gobernador Granados Roldán salió a saludarlo a la explanada de la plaza principal y de manera desenfadada se sentaron en una banca que estaba afuera de lo que era Turissste, a un lado de donde estuvo la delegación de Relaciones Exteriores. Era una foto de dos amigos platicando muy amenamente. Quien iba a decir que semanas después Colosio caería asesinado en Tijuana. Posteriormente Otto, con mucha agudeza comentó, referente a la situación que se vive actualmente en nuestro país, que “en el México actual ya no nos queda más que la ficción”.

A la una de la tarde la sala en que se presentaría el libro estaba a reventar. La gente había comenzado a llegar de manera constante a partir de las 12:30, muchas caras conocidas, varios de quienes fueron sus colaboradores en el gabinete de su sexenio gubernamental de 1992 a 1998, hace 27 años. Ahí observé caras que hace tiempo no veía así como gente muy estimada dentro del ámbito cultural y político. Así mismo fue una agradable sorpresa la asistencia del gobernador Martín Orozco Sandoval que con su presencia en el evento sin duda le dio un realce muy especial mostrando además una civilidad política tan escasa en nuestros días. En política, la civilidad es más importante que en ningún otro ámbito pues desde ahí se alienta o se inhibe la tolerancia y eso lo sabe el gobernador Orozco por ello no dudó en aceptar la invitación a este evento.

El libro fue presentado por tres personajes: Enrique Rodríguez Varela, que fue director del ICA en el sexenio de Otto. También por Martín Vivanco quien fue jefe de la oficina de Otto Granados en la S.E.P. y por Gonzalo Padilla. Cada uno en su estilo hizo una presentación muy amena e interesante, salpicada por algunas anécdotas personales con el autor, sobre todo los dos últimos. Otto los escuchaba muy divertido lo mismo que los asistentes. Cuando llegó el turno de Otto comentó el cómo nació la idea de escribir este libro así cómo y porqué, lo que hizo que la curiosidad por leer el libro se apoderara de los presentes.

Fue una presentación acorde al autor muy interesante y muy bien organizada. Con buenos detalles que logró un reencuentro de amigos y políticos.

Para terminar le comento que en la conferencia de prensa Granados Roldán anuncio que ya trabaja en su próximo libro en donde narrara la vivencia personal de lo que fue su sexenio gubernamental, desde que supo que iba a ser el candidato a la gubernatura, quien se lo dijo –la mayoría nos imaginamos quién, a ver si estábamos en lo cierto-, así como la manera en que integró su gabinete. Sin dejar de comentar cuando el PAN ganó las elecciones de 1995 obteniendo la alcaldía de Aguascalientes y otras más lo mismo que la mayoría en el Congreso local. De lo anterior todavía los recuerdos para muchos ciudadanos están muy frescos y por ello desde ahora ya se espera con impaciencia la próxima publicación de este personaje aguascalentense.