David Reynoso Rivera Río

Primeramente quisiera felicitar a todo el equipo de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES por estos 65 años al servicio de nuestro hermoso Aguascalientes. Siempre estaré agradecido con la confianza y oportunidad que me brindaron desde hace ya más de siete años para colaborar en este espacio.

Desde hace unas semanas, se dio a conocer por parte del presidente del la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), su declinación para ocupar un segundo periodo como titular del órgano constitucional autónomo más importante en nuestro país. A raízde lo anterior, el pasado 3 de octubre se aprobó por el Senado de la República, la convocatoria para la elección del titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para el periodo 2019-2024, y cuyo nombre deberá conocerse a más tardar el próximo 31 de octubre.

Lo anterior resulta más que interesante si tomamos en consideración que se trata de uno de los puestos con mayor trascendencia para la vida de nuestro país, partiendo de la premisa de que somos uno de los países con mayores índices de amenazas y también de efectiva vulneración a los derechos humanos; aunado claro a los cientos de expedientes de violencia, discriminación, feminicidios, homicidios, tortura y desapariciones forzadas, que día a día se convierten lamentablemente en algo rutinario.

Tras la publicación de la convocatoria, el Senado de la República aprobó una lista de más de cincuenta aspirantes que reunieron los requisitos previos, entre ellos, personas conocedoras del derecho, respetuosas de la legalidad y en mi humilde opinión, alguno que otro colado.

Siendo así que aspiran a dirigir la CNDH: María Piedra Ibarra; Álvaro Vizcaíno Zamora, quien fue secretario Técnico del Sistema Nacional de Seguridad Pública; Enrique Carpizo Aguilar; Elizabeth Lara Rodríguez, de quien se supo existió hace unas semanas una reunión con el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra en la que acudieron a solicitarle personalmente al Ejecutivo la convierta en la presidenta de la CNDH; el ex aspirante independiente a la Presidencia de la República, Luis Modesto Ponce de León Armenta; Luis Refugio García López Guerrero; Namiko Matsumoto Benítez; Alberto Athié, ex sacerdote que ha denunciado algunos los abusos de la Iglesia y Carlos Pérez Vázquez, quien fungió como coordinador de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia y cuya candidatura dicen es apoyada por la ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1992, Rigoberta Menchú, entre muchos otros aspirantes.

Destaca que la mayoría de los aspirantes son o han sido titulares de las dependencias encargas de los derechos humanos en los estados y entre los aspirantes hay 12 mujeres. Según lo establecía la propia convocatoria, al día de hoy los aspirantes ya fueron sometidos a un “riguroso” proceso de entrevistas que tuvo lugar los días 21, 22 y 23 de octubre en el Senado y cada vez es más evidente que el partido en el poder buscará continuar colocando a sus hombres cercanos en posiciones estratégicas para evitar el auténtico contrapeso político.

Ahora, el Senado deberá plantear al Ejecutivo una terna de la cual deberá ser electo el próximo presidente de la Comisión. Habrá que dar puntual seguimiento al tema y confiar en que nuestros representantes sepan elegir a alguien con la capacidad y los tamaños suficientes, para enfrentar las violaciones a los derechos humanos en nuestro país.

 

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr