CDMX.- No hubo mejor antídoto que el saque del tenista estadounidense Sam Querrey para acabar la ilusión del mexicano Lucas Gómez.
La imponente altura (1.98 metros) del actual campeón y defensor del título del Abierto Los Cabos, se contrastó con la temperatura asfixiante de 32 grados que como él, se impuso en el Estadio Pegaso.
Ni siquiera el “¡Vamos Lucas! ¡Este es tuyo, Lucas!” que se escuchó en las gradas, fue tan fuerte como el primer quiebre que Querrey le hizo a Gómez en el primer set que terminó 6-2 con ventaja para el estadounidense.
La angustia no sé asomó en el rostro de Querrey en los 57 minutos que duró el encuentro, su cetro estaba seguro y lo comprobó en el segundo set, donde enterró a Lucas por parcial de 6-3.
Esta vez los aplausos al visitante fueron honestos, porque aunque a algunos no les agrade su estilo de juego, los 200 kilómetros por hora que produce que cada saque han hecho de Sam un hombre de cuidado que cada vez gana más seguidores por esa forma de opacar hasta al número uno del mundo.
Con su pase a la Segunda Ronda, el estadounidense buscará continuar con vida y tener la posibilidad de conseguir el bicampeonato en la que considera su segunda casa.
Otros de los que accedieron a la siguiente etapa fueron el español Feliciano López que se impuso 7(6)-6(3) y 6-4 al egipcio Mohamed Safwat, el estadounidense Marcos Girón que se llevó el juego por dos sets con parciales de 6-2 y 7-5 al salvadoreño Marcelo Arévalo; el inglés Cameron Norrie y el bielorruso Yegoi Guerásimov. Sineli Juana Santos Cárdenas/Agencia Reforma.

¡Participa con tu opinión!