Aunque tuvo un par de momentos bastante complicados donde salió a relucir su corta edad, Patrick Mahomes logró cerrar una noche digna de película para hacer un hecho que es la nueva cara de la NFL con esa capacidad de correr para lanzar el ovoide. El mariscal de campo de tan solo 24 años mostró personalidad guiando a su ofensiva para anotar 21 puntos sin respuesta en los últimos siete minutos del partido firmando una remontada que pocos veían venir por lo que se había presentado con las dos intercepciones que lanzó en la segunda mitad del partido, cabe destacar que fue la primera ocasión que Mahomes fue interceptado en postemporada.
Patrick Mahomes consiguió 29 yardas por tierra que incluyeron un acarreo corto para la primera anotación del partido. Después concretó pases con presión encima para lograr que los Chiefs carburaran de gran forma ante una de las mejores defensivas de la liga sino es que la mejor. Con 26 pases completos de 42 intentos para dos pases de anotación y dos intercepciones Mahomes se llevó el MVP del Súper Bowl LIV gracias a su talento innato que desde su primera temporada lo colocaron como uno de los jugadores preferidos de toda la liga.
Se espera que los Chiefs le ofrezcan el mejor contrato en la historia de la NFL a Mahomes para que tenga su primer contrato de su carrera ya que aún trabaja bajo el contrato de novato. Kansas City tiene a la nueva sensación que podría marcar una era si mantiene el nivel que ha mostrado en sus primeras dos temporadas como QB titular.