La familia de un joven donó a la delegación estatal del IMSS, las córneas de quien perdiera la vida, tras sufrir un accidente en motocicleta; tenía 23 años de edad.

El coordinador de Donación de Órganos y Tejidos, Esaúl Morales Arriaga, lideró al equipo quirúrgico que realizó la procuración de ambos órganos en tiempos críticos, dado el rápido deterioro que produjo una parada cardiaca irreversible.

El paro cardiaco produce un deterioro tan rápido, que imposibilita rescatar los órganos, sólo son posibles algunos tejidos; en este caso, la familia decidió donar para ayudar a mejorar la calida de vida de otras personas, explicó el especialista.

Detalló que tanto los padres como los hermanos, se manifestaron convencidos de las bondades de la donación y expresaron que al donador siempre le gustó ayudar a los demás, por lo que la donación, sería también su elección.

El funcionario recordó que actualmente, la lista de pacientes en espera de un órgano para recuperar su expectativa de vida, supera las 21 mil, por lo que dijo que es invaluable la decisión de donar de parte de quienes pierden a un ser querido, pero optan por regalar una oportunidad de vida a muchas personas más.

Reconoció que hace falta mayor cultura de donación de órganos; “así como hay quienes lo hacen a conciencia, otros se resisten a ello, aunque en vida la persona haya manifestado su deseo de donar sus órganos ante alguna eventualidad, ya que así prolongan su existencia en otra persona, salvándole la vida, o mejorando su condición”.