Sigue en picada la venta de vivienda económica para los trabajadores de menores ingresos a nivel nacional, aseguró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, Antonio Rodríguez Mireles.

Explicó que al cierre del primer semestre del año, las cifras del Infonavit demuestran que las metas que fueron programadas para ese periodo no pudieron ser alcanzadas prácticamente en ningún estado del país.

En entrevista, el empresario indicó que a diferencia de otros años, el instituto no alcanzó los niveles de colocación de créditos para los trabajadores en esta categoría que es la de mayor demanda.

Detalló que por un lado, en el mercado general, que abarca todo tipo de vivienda, desde social hasta la susceptible de financiamiento por 1.6 millones de pesos, la autorización de créditos llegó al 91.1% de la expectativa semestral enero-junio 2019, en todas las entidades del país.

Sin embargo, en el rubro vivienda social, que es la que está dirigida al mercado de los trabajadores que perciben un salario mensual de hasta 2.6 Unidades de Medida y Actualización, a nivel nacional se llegó apenas al 61% de las metas.

Es decir, la vivienda programada y construida para el grueso de la clase trabajadora del país y con menos acceso a una vivienda se desplomó en 39% en promedio en el mercado nacional.

“La cifra no es de sorprender porque es reflejo del efecto directo de la eliminación de subsidios para esta categoría de unidades de vivienda, un fenómeno que a lo largo del año se ha venido señalando por los desarrolladores y que ahora se plasma en esta realidad”.

Rodríguez Mireles indicó que el mismo fenómeno se dio en cada entidad, incluido por supuesto Aguascalientes donde el otorgamiento de créditos en lo general alcanzó el 94.8 de las metas planteadas para el mercado local en este 2019.

Sin embargo, la gran diferencia se dio en vivienda social, donde la expectativa tampoco se cumplió ya que sólo se logró el financiamiento del 68.5% de las metas programadas para el periodo.