Hay quienes creen que con señalar problemas sociales y sus implicaciones ya hicieron la chamba y esperan que con ello se les incluya entre los descubridores del hilo negro o el agua tibia, cuando la realidad es que lejos de sorprender con sus afirmaciones sólo causan conmiseración.

El jefe policiaco José Héctor Benítez dio a conocer el resultado de sus investigaciones sobre la forma en que trabajan diversos tianguis, al citar que los productos que tienen a la venta provienen de los robos que tienen lugar y a manera de defensa de su cargo, consideró que parte de la culpa la tienen las personas que compran esos artículos.

Las calificó de “cómplices” de actividades ilegales, porque “en la medida en que haya gente que compre productos robados, seguirán los hurtos a casas habitación, a empresas y comercios”, lo que desde su perspectiva es la verdad absoluta.

No obstante, le faltó mencionar cuál es el papel que desempeñan las corporaciones policiacas para salvaguardar la vida y los bienes de la sociedad, porque en primer lugar está su obligación de evitar que sucedan los latrocinios. A lo más que han llegado las actuales y pasadas autoridades es hablar de “polígonos de seguridad” que dicen, tienen implantados para actuar rápidamente ante cualquier hecho, pero que en la práctica no se perciben.

Para curarse en salud, dijo que es urgente crear y participar en una “nueva cultura de la seguridad” y como punto de arranque propuso que las personas deben “dejar de comprar productos robados y denunciar donde se comercializan”, con la tácitamente recomendación al comprador de preguntar al vendedor si lo que ofrece es hurtado y que además éste lo acepte.

Está claro que nadie vende bolillo frío, por lo que en ninguna parte reconocerán que se comete algo indebido, aunque el “marchante” intuya que puede ser así a partir del precio que tiene el producto, pero es algo que no se va a poner a investigar y reflexiona en todo caso que lo compra en un lugar público y con alguien que tiene permiso de la autoridad municipal para dedicarse al comercio.

Además, si efectivamente hay venta indebida en estos lugares las autoridades deben cumplir con su cometido y proceder a la incautación de los objetos, no esperar atrás de un escritorio a que alguien presente la denuncia –como de hecho ha ocurrido cuando un perjudicado identifica como propio un artículo que le fue robado.

Con base en películas de los años 50 y 60 hay leyendas urbanas que hablan de una red de delincuentes comunes que se dedican a vender en la vía pública o en un negocio lo que sustraen de viviendas y asaltos a empresas, peatones y automovilistas, sin embargo, no se ha logrado detener una sola banda en que estén implicados los tianguistas, por lo que no se vale generalizar y acusar a todos estos comerciantes de ser parte de la trama.

Aunque es un trabajo arduo y por eso lo evaden, se debe tener un grupo especializado que haga recorridos diarios a todos los lugares en donde expenden ese tipo de productos, para cerciorarse de que son legales. Si en los famosos “deshuesaderos” han encontrado vehículos robados o piezas que carecen de factura, porqué no se puede hacer lo mismo en el comercio callejero, sería la pregunta.

PERMUTA LABORAL

Primero los textileros e industriales del vestido señalaron que tienen dificultades para cubrir las vacantes y ahora el sector restaurantero manifiesta el mismo problema. En ambos casos apuntan a que los jóvenes prefieren enrolarse en el ramo automotriz, en donde consideran que tendrán mayor ingreso y más seguridad en el trabajo.

Actuar de esa manera es normal en función que infiere un horizonte mejor y esto los lleva a que opten por cambiar de aires, que aun cuando muchas veces no resulte lo que se calculó varía su proyección de vida

El presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera (Canirac), Santiago Muñoz Romo afirmó que el 90% de estos negocios tienen al menos una vacante y en lugares donde han crecido más, como la avenida Luis Donaldo Colosio, el porcentaje que están requiriendo empleados llega al 50%, vacantes que van desde garroteros y lavaplatos hasta gerentes.

El problema que encuentran para cubrir los puestos se debe a la competencia de la industria manufacturera automotriz, ya que los salarios que ofrece no son muy elevados, pero en materia de prestaciones sí son superiores y contra ello no pueden los restauranteros.

Asimismo, se tienen varias escuelas de gastronomía y personal para servicios turísticos y de restaurantes, que en principio serían los que contraten los socios de la Canirac, pero al graduarse buscan iniciar su propio negocio o emigran a un centro turístico donde esperan encontrar mejores oportunidades, que hacerlo en los negocios de nivel medio como los que hay en Aguascalientes.

Es una situación que adquiere tal nivel que hay restaurantes que tienen frenado sus proyectos de expansión, al no tener resuelto el tema de personal adecuado para brindar un servicio eficiente a la clientela, por lo que confían en que pronto se resuelva esta carencia.

De botepronto se pensaría que para atraer la atención de los jóvenes a este tipo de trabajo lo adecuado sería elevar los salarios y las prestaciones y así encuentren una estimulación, de otra manera seguirán prefiriendo el ramo automotriz y otros que lleguen a la entidad, lo que es una actitud normal en cualquier persona.

A nivel local se tienen cerca de 5 mil negocios de ese ramo que generan más de 20 mil empleos, mientras que en el país la industria de restaurantes y alimentos condimentados tiene un valor de 15 mil millones de dólares y cuenta con millón y medio de empleos directos, más que ningún otro sector, además representa el 2% del Producto Interno Bruto.

La estabilidad como negocios se ha mantenido, pese a las condiciones adversas en que se mueve la economía, pero son retos que asumen con la seguridad de que una vez que se equilibre la situación internacional se refleje en una mejoría, y la mejor forma de distinguirlo es que crezcan sus ventas.

UNA BUENA DEL IMSS

Así como hay quienes critican los servicios que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social, que en algunos casos hay un motivo para hacerlo, pero en la mayoría son de apreciación personal, es importante resaltar cuando hay un anuncio que dejará importantes beneficios a los derechohabientes. El delegado estatal, Diego Martínez Parra informó de la autorización para comprar un Resonador Magnético, con el que se podrá realizar en esta ciudad los estudios de gabinete para ratificar o descartar la presencia de esclerosis múltiple y otras enfermedades y el cual este mismo año se espera que esté en servicio. El costo del aparato es de 30 millones de pesos y se instalará en el Hospital General de Zona Número 2 (HGZ-2). La trascendencia de esta adquisición gravita en que los pacientes ya no tendrán que trasladarse a León o Guadalajara para que les hagan los estudios correspondientes, con lo que será un beneficio superior, porque les evitará mayores dolores físicos y que sus familiares ya no tengan que desplazarse con ellos. Quienes han vivido la experiencia, como ocurre actualmente con 130 personas que están en esa situación, con todo lo que esto significa en materia personal, laboral y económica, saben lo que representa hacerlo, en cambio, al tener en Aguascalientes la máquina crecerá la atención y esto puede reflejarse en un cambio de la actitud emocional. Lo fundamental del Resonador Magnético está en que es el único estudio que puede confirmar al 100% de certeza, que la persona tiene el padecimiento y si la detección es temprana se podrá iniciar un procedimiento que puede favorecer una mejor calidad de vida.

¡Participa con tu opinión!