Fomentar la cultura de la negociación por encima de la del litigio, permitirá avanzar en materia de impartición de justicia, señaló el jefe del Departamento de Derecho de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Luis Eloy Morales Brand.

Consideró que esa tarea es uno de los retos fundamentales que tiene la nueva presidencia del Poder Judicial del Estado, a través de la consolidación del esquema de salidas alternas y mediación de conflictos.

En entrevista, sostuvo que en el país y de ello no se excluye Aguascalientes, hay una tendencia al alza de asuntos familiares, civiles y mercantiles, donde la expectativa de las partes es tener el choque en tribunales.

“Sin embargo, hay una cantidad importante de asuntos donde la mediación puede arrojar mejores condiciones para las partes involucradas, aun fuera de los tribunales y esa es una realidad que debe ser fortalecida”.

De hecho, el Centro de Mediación del PJE ya tiene varios años y su consolidación es un reto través del fomento de la cultura de la mediación y las salidas alternas.

Comentó que otro de los retos es el fortalecimiento del avance tecnológico, a fin de acabar de una vez por todas con trámites engorrosos y onerosos que significan el papeleo, y dar mayor acceso y facilidades a la sociedad para sus gestiones legales.

Reconoció que hay avances, especialmente en lo referente al nuevo sistema de justicia penal, sin embargo, también debe afianzarse en otras áreas porque se avecina la ejecución de la justicia laboral y la oralidad familiar, que requerirán su incorporación en un contexto de modernidad y eficiencia.

“Una tercera línea que se espera es el fortalecimiento del sistema penal, cuya implementación al 100% llevará tiempo, pues se trata de un cambio de cultura total, donde los ajustes y el perfeccionamiento están siendo tarea de todos los días”.

Finalmente, Morales Brand consideró que en ese desafío la confianza ciudadana en la institución es fundamental y afortunadamente el PJE la tiene, ya que se trata de una estructura de las más objetivas del país, reconocida no sólo por los litigantes locales, sino de otros estados.