Ana Silvia Lozano Galindo

El sector del autotransporte de carga, hasta el momento, no ha tenido ningún problema con el abasto de diesel, por lo que la distribución de productos y mercancías en el país en entregas de largo recorrido no corre riesgo.
Así lo señaló el presidente estatal de Canacar, Roberto Díaz Ruiz, quien reconoció que la escasez de gasolina “es tremenda en algunos puntos del país”, especialmente en la zona del Bajío.
“Hay sectores donde la entrega de última fase, es decir el eslabón previo al último consumidor, pudiera verse afectada, en función de cómo esté fluyendo en cada punto la venta del combustible, pero no hay situación de crisis aún, según los reportes”.
En entrevista, Díaz Ruiz consideró que si bien la situación agudizó hacia este fin de semana, la escasez está muy focalizada y no priva una situación general de desabasto, como se nos ha hecho ver.
En ese sentido, indicó que el monitoreo que ha llevado Canacar esta semana no ha arrojado ningún reporte de desabasto de diesel, por lo que de ninguna manera se han visto obligados a detener unidades ni retrasarlas por efecto tardanza en el suministro del combustible para los vehículos de carga.
Al respecto, recordó que en lo que atañe al diesel, más del 70% del que se utiliza en México es de importación y cumple la nueva norma oficial para las unidades de carga de ser Ultra Bajo en Azufre.
Asimismo, Díaz Ruiz destacó que en el marco de esta estrategia para combatir el huachicol, la dirigencia nacional de Canacar planteó una propuesta con tres ejes centrales de acción con la finalidad de contribuir a disminuir las afectaciones a la población.
“Son líneas enfocadas a incrementar la eficiencia en terminales, garantizar la seguridad en las carreteras y optimizar los tiempos de carga y descarga, que permitirían agilizar el suministro de combustibles donde está faltando”.
Finalmente, dijo que el objetivo es lograr corredores seguros y rápidos a partir de este fin de semana, en caso de aprobarse esta propuesta en la que Canacar estría apoyando y que podría incrementar hasta en 15% la capacidad para transportar hidrocarburos en el país.