El Heraldo de Aguascalientes

El desayuno, vital para mejorar calidad de vida

Omitir el desayuno de manera cotidiana altera el ritmo de la tiroides, y estas alteraciones provocan cambios en el tamaño y constitución de dicha glándula, pero sobre todo afecta su función reguladora del metabolismo, efecto que de prolongarse, puede degenerar en trastornos a la salud, incluyendo cáncer.

José de Jesús González Antúnez, especialista en Salud Pública, explicó que lo más importante de estos casos, que no se detectan oportunamente, pues los síntomas son tan comunes y sencillos de controlar, que se convive con ellos por años.

Destacan la depresión, que generalmente se atribuye a una alteración mental, pero entre 7 y 8 casos de cada 10, se debe realmente a problemas metabólicos derivados de una tiroides en mal estado.

Otros síntomas son la mala digestión, pérdida del sueño, presión arterial alta o baja, descontrol de la glucosa, disminución en la agilidad mental, cansancio general y ritmo cardiaco irregular, entre los más comunes.

Sobre todo si se trata de personas que tiene una mala organización alimenticia, omiten el desayuno o alguna de las comidas del día; están alterando el ritmo de la tiroides y en consecuencia desarrollando males que se reflejarán con el tiempo.

El hipotiroidismo y el hipertiroidismo son las afecciones propias de la tiroides y, en la mayoría de los casos, las personas que las padecen lo ignoran, por lo que es necesario acudir al médico en caso de presentar los síntomas arriba citados, insistió.

Los pacientes suelen automedicarse cuando tiene estos malestares, se acostumbran a ellos y los toman a la ligera, pero al paso de los años del mismo estilo de vida, pueden convertirse en enfermedades crónicas, incluso en cáncer.

El registro de personas con problemas en la tiroides es muy bajo, pues no se detectan sino hasta que ya se ha generado alguna otra enfermedad -que es la que los obliga a acudir al médico.

Exhortó a la población a acudir con su médico familiar en caso de presentar uno o varios de estos síntomas que, insistió, pueden tener su origen en algún trastorno metabólico relacionado con la tiroides.

Subrayó firmemente que el desayuno es la principal comida del día.