sapiensDavid Reynoso Rivera Río
En días pasados se conmemoró el vigésimo quinto aniversario de uno de los principales partidos políticos de izquierda en nuestro país, el Partido de la Revolución Democrática, conocido también por sus siglas como PRD. Motivo por el cual he decidido manifestar en esta ocasión algunas ideas que me vienen a la cabeza al pensar sobre la izquierda en nuestro bellísimo México y en nuestro Aguascalientes.
Si bien, veinticinco años son pocos en comparación con los demás partidos políticos que participan día con día como principales actores en el país, se pueden considerar como un logro para un partido, que sin lugar a dudas ha aportado bastante a la consolidación de la democracia en nuestro país. Vivimos bajo un esquema de pesos y contrapesos, donde es importante poner en tela de juicio la participación de dicho partido como oposición a lo largo de su existencia.
Es importante mencionar, que si se hace un símil de esos veinticinco años de existencia política con el significado de tener veinticinco años como ser humano, podemos observar que a esa edad, el ser humano es cuando logra una condición casi plena e insuperable dado que tiene la energía completa, característica de la juventud y comienza poco a poco a adquirir experiencia, por lo que son, sin lugar a dudas, sus mejores años de vida. En este caso particular, lamentablemente no podemos decir lo mismo para la vida política del PRD que celebra su cuarto de siglo.
Observamos un partido que representa a una izquierda mexicana convenenciera y para nada definida, tal y como lo vimos en las pasadas elecciones en nuestro Aguascalientes, donde inexplicablemente decidieron formar una coalición con el Partido Acción Nacional, a pesar de tener posturas totalmente contradictorias en los temas que forman parte de las principales agendas legislativas locales y nacionales.
Los escándalos abundan, especialmente en aquellas entidades federativas donde cuentan con un mayor respaldo político como lo es el Distrito Federal, donde diversas autoridades y personajes importantísimos para dicho partido, están involucrados en temas como la Línea 12 del Metro. Todo esto, aunado a que actualmente carecen de un liderazgo que pueda unir a todas las fuerzas internas de la izquierda en nuestro país, lo cual únicamente ha desembocado en la formación de pequeños minipartidos u organizaciones con fines políticos de tinte izquierdoso que únicamente alejan de su cúpula principal a todos aquellos cuadros que representan una izquierda en nuestro país, como lo podemos observar con Andrés Manuel López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional.
Al observar detenidamente algunos de los aspectos más relevantes de dicha celebración, pude concluir que tienen una carencia de cuadros impresionante, ya que se han dedicado únicamente a conservar el poder bajo un esquema de rotaciones y no han querido fomentar tanto la vinculación, como la participación juvenil. Motivo por el cual me permito felicitar a otros partidos políticos que han dedicado gran parte de sus esfuerzos a la creación de esos nuevos cuadros de liderazgo bajo un esquema de participación tanto en la vida política interna de los partidos como en la vida política nacional, aun cuando esto les represente modificar y romper estructuras que jamás se habían tocado dentro de sus organismos internos, tal y como lo hemos visto recientemente.
El Presidente Enrique Peña Nieto lo ha dicho, se requiere tener próximamente un congreso joven para seguir transformando a México.

Correo: [email protected]
Twitter: @davidrrr