Condiciones climatológicas irregulares, como las fuertes lluvias que se han registrado en los meses de mayo y junio, así como la granizada extemporánea del pasado mes de abril, son un efecto del cambio climático, pues la temperatura en el Pacífico tropical se encuentra entre 3 y 4 grados centígrados por encima de los estándares normales, informó el ecologista Gerardo Ortega de León.
Comentó que en junio, la temperatura de esta zona del Océano Pacífico es por lo regular de 22 grados centígrados, pero las mediciones de este año ubican la temperatura entre 25 y 26 grados, lo cual ha provocado una mayor evaporación y una mayor concentración de vapor de agua en la atmósfera, propiciando estos fenómenos meteorológicos.
Gerardo Ortega señaló que por ello las precipitaciones pluviales están siendo más abundantes, acumulándose una lámina de agua por encima del promedio, como se registró en la tromba del pasado martes; añadió que por ello Protección Civil no debe descartar que dicho fenómeno pueda repetirse, pues se han registrado tormentas similares en otros estados del país.
Dijo que según los informes de la Comisión Nacional del Agua, la precipitación acumulada ya ha superado la media histórica que se registra durante el primer semestre del año en Aguascalientes, y aún restan julio y agosto, que históricamente son los meses en los cuales se registra una mayor cantidad de lluvias.
Finalmente, el ecologista Gerardo Ortega de León expresó que es difícil hacer pronósticos meteorológicos a largo plazo, pero si las condiciones climáticas se mantienen en el estado al igual que este 2018, es probable que en menos de un lustro la Presa Calles llegue a su máxima capacidad por primera vez desde 1991, por lo cual la población de las zonas aledañas debe estar atenta al comportamiento de las condiciones climáticas.