A más de 25 años de prisión fue sentenciado un narcomenudista, que en el año 2016 asesinó de certero balazo en el pecho a otro distribuidor de drogas, en calles de la colonia Insurgentes.
Quien ya fue notificado de su sentencia condenatoria es Luis Enrique, alias “El Chicago”, quien actualmente se encuentra recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Fue encontrado culpable de la muerte de otro distribuidor de drogas identificado como Luis Humberto, alias “El Loquillo”, de 18 años.
Fue el titular del Juzgado Quinto Penal quien sentenció a Luis Enrique a 24 años y 15 días de prisión, por el delito de homicidio doloso calificado con las agravantes de ventaja y alevosía.
Además, fue sentenciado al pago de 365,200 pesos por concepto de reparación del daño material y moral; así como al pago de una multa por la cantidad de 20,524.24 pesos.
Los sangrientos hechos que derivaron en esta sentencia condenatoria, ocurrieron durante la madrugada del 31 de marzo del 2016, en un domicilio ubicado en la calle Altagracia Mercado casi esquina con la calle Luis Moya, en la colonia Insurgentes.
En esa vivienda que era utilizada como “picadero”, se encontraba Luis Humberto, quien había sido contratado para cuidarla y además realizar la venta de droga entre los viciosos.
Alrededor de las 03:30 de la madrugada llegó Luis Enrique, quien tocó varias veces la puerta principal y momentos después, a través de la ventana, “El Loquillo” logró identificarlo.
Aparentemente el ahora occiso presumió que su agresor iba por droga, pero al momento en que pretendía abrir la puerta que tenía cerrada con llave, Luis Enrique le disparó en dos ocasiones a través de la ventana.
Luis Humberto recibió un balazo en el pecho y cayó muerto boca-arriba, quedando tirado sobre el pasillo.
Fue hasta la mañana siguiente cuando un vecino que pasaba por el lugar, al asomarse a través de la ventana que tenía el vidrio quebrado por los impactos de bala, descubrió el cadáver del joven.
A la escena de la ejecución arribaron policías preventivos del Destacamento “Insurgentes” y policías estatales, además de una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos certificaron la muerte de “El Loquillo”.
La necropsia reveló que dicho sujeto recibió dos balazos, uno de ellos en sedal en la clavícula derecha y el otro en el tórax, que le provocó laceración pulmonar y cardiaca.
Más tarde acudieron a realizar las investigaciones correspondientes los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de Servicios Periciales y el agente del MP de Hospitales.
Durante el desarrollo de las investigaciones se estableció que había sido Luis Enrique, alias “El Chicago”, quien había ejecutado de un balazo al distribuidor de drogas.
Fue a principios del mes de abril cuando los policías ministeriales del Grupo Homicidios ubicaron al sospechoso cuando caminaba por la avenida Convención Huertas
El sujeto atacó a balazos a los ministeriales, pero debido a que se encontraba drogado, al intentar darse a la fuga perdió el equilibrio y cayó al suelo, siendo en ese momento desarmado y detenido.

¡Participa con tu opinión!