La bonanza del temporal que se registra en la región se reflejará en breve en el comercio organizado y la prestación de servicios en la ciudad, celebró el presidente de Canaco Aguascalientes, Rubén Berumen de la Cerda, al recalcar que el verdadero poder adquisitivo surge del campo.

Y es que los trabajadores de la industria y las fábricas en la ciudad apenas subsisten con los sueldos que perciben, en tanto que los productores del agro son los que en realidad, y como antaño, trasladan a la mancha urbana la prosperidad cuando hay una buena temporada de lluvias.

En ese sentido, desestimó que las intensas lluvias que cayeron la última semana en la ciudad y que eventualmente retiran de los establecimientos a las personas, puedan ser un golpe serio a la actividad económica comercial.

Aseguró que cuando en el campo se logran las cosechas, la derrama económica llega a la ciudad porque es cuando se aprovecha para comprar refacciones para la maquinaria, llantas para los tractores, hay cambio de vehículos, se reparan las instalaciones y la familia estrena ropa.

Esa es bonanza económica, en tanto que en la ciudad el grueso de la clase trabajadora está más limitada por los sueldos que recibe y prueba de ello es el reciente periodo de vuelta a las escuelas.

Fueron cientos de familias las que tuvieron que recurrir al empeño o al préstamo para completar los gastos porque por un lado no hay cultura ni amplia capacidad de ahorro, y por otro las cosas cada día están más caras.

Los obreros esperan el reparto de utilidades y el aguinaldo para disponer de un poco más de dinero en dos temporadas específicas del año, pero en el campo “cuando hay lluvia, todos nos salpicamos”.

Berumen de la Cerda subrayó que como siempre ha sido, el productor del campo es el que fomenta en gran parte el poder adquisitivo y sin embargo, en años recientes se le ha perdido el respeto o reconocimiento a ese importante rol que juega en la cadena económica del estado y del país.