Desde hace ya tres años, el famoso BREXIT se consolidó en el referendo mediante el cual el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea; sin embargo, al día de hoy, todavía no ha quedado muy claro cuál será el camino y las implicaciones del mismo. Lo anterior, ya que mientras en nuestro país, el ejercicio legislativo se utiliza para discutir reformas sobre la permanencia de las mesas directivas, en el Reino Unido, el parlamento es toda una institución que ha manifestado su fuerza e importancia.

Recordemos que en junio de 2016 el 52% de los votantes del referéndum, decidió la salida del Reino Unido como consolidación a los planes y promesas del ex primer ministro David Cameron. La intención de la salida se promocionó bajo la tesitura de que los británicos iban a recuperar el control sobre sus propios asuntos y sus fronteras de manera que sus problemas llamados migración y desempleo, iban a verse solucionados gracias al “poderío” económico que representan.

Desde noviembre de 2018, se presentó el documento que intenta desligar al Reino Unido de la Unión Europea; sin embargo, en múltiples ocasiones, el Parlamento Británico ha puesto algunos obstáculos que al día de hoy tienen en serios apuros dicho proceso. Sin tratarse de un golpe de Estado, la gente ha reaccionadoal igual que el parlamento y comienzan a boicotear los planes del hasta hoy, primer ministro, Boris Johnson.

El último detonante de todo fue la solicitud del primer ministro a la Reina para extender las vacaciones del Parlamento cinco semanas, que aprovecharía para sorprender a la oposición. Situación que de entrada atenta contra los principios del Estado de Derecho y el día de hoy, pone en evidencia este modelo o corriente antidemocrática que impera en los países. Aunado a la expulsión de más de veinte miembros del Partido Conservador por diferir de la política adoptada por el Primer Ministro.

Estaba estipulado que el Reino Unido abandonaría la Unión Europea el 29 de marzo de 2019; sin embargo, el plazo ha sido extendido hasta el 31 de octubre gracias a la aprobación de 27 miembros de la Unión Europea. El problema ahora estriba en qué tipo de salida se le dará al BREXIT, si una salida blanda en el que se negociarán algunos acuerdos que continuarán vinculando al Reino Unido con la Unión Europea para algunos aspectos aduaneros y/o comerciales; o una salida dura, bajo la cual se rompa de manera directa y esto pueda inclusive implicar el levantamiento de algunas fronteras.

Hoy en día, BREXIT es la materialización de las antidemocracias que tanto comienzan a destruir a las naciones. Hasta hace unas horas, el Parlamento impuso una nueva victoria sobre el Primer Ministro ya que la Cámara de los Comunes votó la moción que impide al gobierno irse de la Unión Europea sin acuerdo y le exige al Johnson regresar a Bruselas a pedir una extensión de tres meses para seguir negociando.

Habrá que estar pendientes de lo que acontece en el Reino Unido, y como siempre, habrá que desear que algún día nuestros legisladores, en cumplimiento de sus funciones parlamentarias, puedan emular estos interesantísimos ejercicios de poder.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr