Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Arturo Herrera, el nuevo Secretario de Hacienda, ha sido el interlocutor con inversionistas desde que inició la Administración y su nombramiento dio una relativa calma a los mercados.
Economista por la UAM y con maestría en El Colegio de México y estudios de doctorado en la Universidad de Nueva York, es la segunda vez que actúa como «bombero» en un gabinete de Andrés Manuel López Obrador.
La primera, fue en 2004, cuando relevó a Gustavo Ponce como Secretario de Finanzas del GDF, tras el escándalo en el que se vio involucrado el primero tras difundirse videos de él jugando y apostando en un casino de Las Vegas.
Herrera permaneció en ese puesto hasta 2006. Después laboró ocho años en el Banco Mundial.
Ayer, en un nuevo bomberazo, Herrera se comprometió a mantener la meta de superávit de uno por ciento del PIB y a presentar el plan de Pemex en los próximos días.
Su llegada tranquilizó a los mercados: «Quiero pensar que los mercados querían mucho al Doctor Urzúa, pero que también me quieren a mí», expresó ayer.