La Fiscalía General del Estado informó a través de la Dirección de Investigación Pericial, que una vez concluida la necropsia al cadáver del hombre que fue encontrado muerto el pasado jueves por la noche, en el interior de su vivienda ubicada en el Barrio de La Purísima, se descartó que hubiera sufrido una muerte violenta.
Debido a ello, se decidió archivar la carpeta de investigación que se había iniciado, ante la sospecha de que se hubiera tratado de un crimen.
Una vez que los médicos forenses concluyeron con la necropsia, se determinó que esta persona falleció a consecuencia de un paro cardiaco.
Fue el pasado jueves por la noche cuando policías preventivos encontraron el cadáver de un hombre identificado como José Luis, de 81 años, en el interior de su vivienda ubicada en la calle Fray Bartolomé de las Casas, en el Barrio de La Purísima.
El cadáver estaba tirado en el pasillo y cerca de la puerta principal. Además, presentaba ya señales de putrefacción, lo que permitió establecer que dicha persona ya tenía varios días de haber fallecido.
Debido a que había desorden en el interior de la vivienda y a que el cuerpo presentaba lo que aparentaban ser golpes, se solicitó la intervención del agente del Ministerio Público de Hospitales y de agentes del Grupo Homicidios de la PME.
Debido a que en esa zona se encuentra operando una pareja de malvivientes que se dedica a asaltar a personas de la tercera edad en el interior de sus casas, se presumió que el señor José Luis había sido asesinado durante un robo domiciliario.
Sin embargo, la necropsia reveló que la muerte del ancianito fue por causas lastimosas pero naturales.