La eficiencia del Servicio de Emergencia 911 depende de todos; cada día se realizan en promedio 5 mil llamadas de todo el estado a esa línea, pero sólo 3 de cada 10 son reportes procedentes, informó el director general del C4 Estatal, Juan Manuel Díaz Becerra.
El resto, es decir, unas 3 mil 500 llamadas, son falsas o improcedentes y corresponden a niños que juegan con el teléfono, personas que se quedan calladas, otras que cuelgan y algunas más que usan la línea para preguntar el teléfono de alguna oficina o negocio, la ubicación de un domicilio, la vía más ágil para ir a un lugar, o reportan vecinos ruidosos.
De todos, el C4 registra teléfonos de origen, ubicación y, cuando es factible, el nombre de la persona que se comunicó en el transcurso de las 24 horas, los 365 días que está activa esta línea, cuya saturación en ciertas horas del día impide el acceso a otras llamadas que quizá sí sean procedentes y de verdadera emergencia.
En entrevista con El Heraldo, el funcionario comentó que se está en espera de la entrada en vigor de la reforma legislativa que faculta a la autoridad a imponer sanciones a los bromistas del 911, sin embargo, advierte que la apuesta debe ser a una concientización social del uso responsable de niños y adultos de una línea que es para emergencias reales.
Díaz Becerra aseguró que el 911 en Aguascalientes cumple los estándares de calidad en equipo material y humano dictados por la norma para el tamaño de población de la entidad, y a través de acciones implementadas recientemente ha mejorado sus tiempos de respuesta.
Para contestar las llamadas de la ciudadanía se ha fijado como máximo 90 segundos; para reportar a las instancias despachadoras de servicios, ya sean de seguridad o prehospitalarios, 90 segundos; y para el arribo de una unidad de emergencia como ambulancias, paramédicos o bomberos, entre 9 y 14 minutos.
Con estos últimos se trabaja en coordinación porque no dependen del 911 y su actuación cumple por su parte protocolos de respuesta que, a su vez dependen del tráfico, la lejanía del incidente y por supuesto de la cultura social para dejar el paso libre a un vehículo con sirena y torreta encendidas.
En ese sentido, explicó que las unidades de emergencia son despachadas también conforme a prioridades y si bien todas las emergencias de la sociedad son importantes, sí hay diferencia entre el reporte de unos niños que juegan en la calle y son ruidosos y un accidente con lesionados, porque definitivamente se atenderá antes la incidencia vial.
Reconoció que hay retos internos y recalcó que, para su mejora, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal ha procedido a marcar diferencias como la gestión de calidad, capacitación y equipamiento, de tal manera que la capacidad operativa sea mayor y de mejor nivel.
Sin embargo, la otra parte, la social, también es importante y puede también marcar diferencia en la eficiencia que se pretende para un servicio de atención de emergencias a la población, por lo que invitó a la sociedad a usar el 911 con toda responsabilidad.