José de Jesús López de Lara

En el estacionamiento de una tienda de autoservicio ubicada en la ciudad de León, Guanajuato, y frente a la mirada de su esposa e hijo, sicarios ejecutaron a balazos a un comerciante originario de la ciudad de Aguascalientes.
Los agresores lograron escapar en dos camionetas, entre ellas una Jeep Grand Cherokee, color blanco, que está relacionada en otras ejecuciones que se han registrado en las últimas semanas en la ciudad de León.
Debido a que el ataque de los sicarios fue directo contra la víctima, la PGJE de Guanajuato ya solicitó apoyo a la Fiscalía General de Aguascalientes, a fin de establecer si el comerciante asesinado contaba con antecedentes penales, o si estaba sujeto a alguna investigación relacionada con el crimen organizado, a fin de obtener líneas de investigación que permitan esclarecer este asesinato.
La persona que fue ultimada con varios impactos de bala, entre ellos uno en la cabeza, fue identificado como Javier, de 33 años, originario de la ciudad de Aguascalientes.
La brutal ejecución se registró el pasado sábado, aproximadamente a las 17:50 horas, en el estacionamiento del supermercado, que se ubica en el Blvd. Campestre y casi cruce con el Blvd. López Mateos, en la ciudad de León, Guanajuato.
Hasta ese lugar llegaron una gran cantidad de policías preventivos de León, encabezados por su titular, el secretario de Seguridad Pública Municipal, Luis Enrique Ramírez Saldaña; así como militares, agentes de la PGJE de Guanajuato, personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público local.
El cadáver de Javier quedó tirado en el área del estacionamiento, junto a unos vehículos ahí detenidos. Estaba tirado boca-abajo, sin camisa y sobre un charco de sangre.
De acuerdo a las primeras investigaciones realizadas por agentes de la Unidad de Homicidios de la PGJE, Javier y su esposa, además de un hijo pequeño, llegaron a la tienda de autoservicio ubicada en la zona de avenida Campestre, a bordo de un automóvil Nissan Acura, en color negro, de modelo reciente.
Luego de realizar algunas compras procedieron a retirarse, adelantándose la esposa de Javier junto con su hijo.
Momentos después salió de la tienda el comerciante, que se dirigió caminando por el área del estacionamiento hacia el lugar donde había dejado su automóvil, donde ya lo esperaba su esposa e hijo.
Sin embargo, repentinamente, fue alcanzado por una camioneta Jeep Grand Cherkee, color blanco, de la cual descendieron tres sujetos armados con pistolas.
Cuando Javier observó a dichos individuos trató de huir, pero de inmediato fue interceptado por los tres hombres que trataron de subirlo por la fuerza a la camioneta.
Sin embargo, el comerciante originario de Aguascalientes comenzó a forcejear con sus captores y logró zafarse al quitarse la playera que vestía, por lo que comenzó a correr hacia donde estaba su auto estacionado.
Fue en ese momento en que uno de los sicarios le disparó varias veces con una pistola tipo escuadra calibre .45 mm., y logró herirlo en ambas piernas, lo que provocó que Javier cayera al suelo junto a unos coches estacionados.
Posteriormente, el sicario que le disparó se dirigió hacia donde había quedado tirado y a sangre fría le dio el llamado “tiro de gracia”, al matarlo de un balazo en la cabeza.
Una vez consumada la ejecución, los sicarios escaparon en la camioneta Jeep Grand Cherokee rumbo al Parque Hidalgo. Según testigos, era seguida por otra camioneta Chevrolet Cheyenne, doble cabina, pick up, en color rojo.
Cabe destacar, que policías ministeriales revisaron las cámaras de video instaladas en la tienda comercial, mismas que captaron el momento de la ejecución del comerciante aguascalentense.
En las cámaras de video aparece uno de los sicarios que viste camisa azul y pantalón de mezclilla, es de complexión robusta, de 1.80 de estatura. Otro de sus cómplices viste camisa a rayas horizontales, cachucha color negro, pantalón de mezclilla y tenis blancos. Es de complexión delgada y de 1.80 de estatura.