Unos paramédicos del ISSEA fueron agredidos por alcoholizados sujetos, con quienes momentos antes protagonizaron un incidente vial.
Aunque los técnicos en urgencias médicas salieron ilesos, los agresores destrozaron un vidrio de la ambulancia y luego escaparon con rumbo desconocido.
A pesar de que se implementó un operativo de búsqueda por la zona, en el que participaron policías preventivos de Aguascalientes del Destacamento “Pocitos” y policías preventivos de Jesús María, no se logró dar con el paradero de los agresores.
Los hechos se registraron el pasado viernes por la noche, cuando la ambulancia ECO-336 del ISSEA se desplazaba por la avenida Eugenio Garza Sada en dirección de norte a sur y en condiciones normales.
Al tomar la avenida Guadalupe González para continuar su trayecto hacia el oriente, repentinamente fueron impactados por una camioneta Chevrolet Tracker, color blanco y placas de circulación NFK-8288 del Estado de México, en la cual viajaban cuatro hombres completamente ebrios.
El conductor de dicha camioneta detuvo la marcha y descendió sumamente molesto junto con sus tres acompañantes, quienes en todo momento comenzaron a insultar a los dos paramédicos a quienes acusaban de haber provocado el accidente.
Cuando uno de los técnicos en urgencias les indicó que ya le habían hablado al ajustador del seguro, el conductor de la camioneta Chevrolet Tracker sacó un tubo con el cual comenzó a golpear el vidrio de la puerta del lado izquierdo de la ambulancia hasta quebrarlo.
Posteriormente, junto con sus acompañantes, se dio cobardemente a la fuga y aunque se implementó un operativo en la zona, no se logró dar con el paradero de los violentos sujetos.