CDMX.- “¿Y tu cabello?”, le preguntó sorprendido Clint Eastwood al mexicano Diego Cataño al conocerlo en el set de “The mule”, ahora en rodaje.
El director estadounidense lo había mandado llamar tras ver “Narcos”, donde el histrión luce sus chinos largos como uno de los personajes centrales junto al narcotraficante Pablo Escobar. Ahora tenía el cabello corto.
“¡Dije, ya valió, pero no pasó algo más, hicieron unos arreglos con caracterización y listo”, narra Cataño, quien en el filme aparecerá como alguien que recibe un gran cargamento de droga de manos del personaje de Clint Eastwood.
El director de “El Gran Torino” y “Golpes del destino” desconocía que Cataño había cambiado de look para “ZeroZeroZero”, serie para Amazon basada en un libro de Roberto Saviano (Gomorra) interpretando a un militar.
Así que por eso no lo pensó dos veces cuando, hace poco más de un mes, recibió una llamada del equipo de Eastwood para invitarlo a la película “The mule”.
La producción le tramitó la visa y cuando llegó al set, se topó con un director que no sigue precisamente el guion y tampoco grita “¡acción!” para arrancar escena.
Su personaje llamado Weasel (Comadreja) es quien recibe un cargamento de las manos del Clint.
“De pronto, el último diálogo lo decía al principio y había que estar atentos a eso, nos hablamos muy golpeado en la escena; fue una fortuna trabajar con alguien como él”.
El filme, en el que también participan Bradley Cooper y Laurence Fishburne, se estrenará en 2019.
La droga.
El actor de 28 años de edad sabe que por su físico ha logrado los papeles de mafioso en varias historias.
No le incomoda, porque dice que para darle verosimilitud a esos que llama “monstruos”, se requiere explotar todas las cualidades histriónicas que ha aprendido desde 2007, cuando debutó con “Ver llover”, cortometraje ganador en Cannes.
Si en “Narcos” Diego Cataño encarna al sanguinario personaje de “La Quica”, para “ZeroZeroZero” es un integrante de un grupo militar que inicialmente surgió para confrontar al narco pero que después, corrompido, terminó por convertirse en la organización criminal de los Zetas. (César Huerta Ortiz/EL UNIVERSAL)