Intraaurales, earbuds, internos, in ear: con estos nombres se conocen a todos los audífonos cuyo diseño está pensado para estar dentro del oído.

Me considero fan de este tipo de audífonos, pero encontrar un buen par puede ser una búsqueda compleja: diseño, sonido, precio y comodidad son los principales aspectos a considerar. Descuida: esta selección cumple estos estándares.

Pequeños pero rudos
Pequeños, con varias opciones en su diseño y a precio conveniente. Los Smokin’ Buds 2 de Skullcandy son una gran opción si buscas unos audífonos de earbud que suenen bien, resistan el uso rudo y no cuesten demasiado. En mi experiencia, lo que más me gustó fue su botón discreto para tomar llamadas con el micrófono incluido, que tiene la forma del logo de la marca.

Caminando por la calle, la música suena fuerte y clara, con graves que suenan potentes a pesar del tamaño de los auriculares. Al elegir las almohadillas adecuadas entre las que trae para elegir, no sólo conseguí que se sintieran más cómodos en mis oídos, sino que el ruido exterior se aislara bastante bien.

Lo único malo fue su estuche, una cajita de plástico muy pequeña, que hace bulto en el pantalón y donde toma mucho tiempo acomodarlos, por lo que preferí no utilizarla. Pero, si los compras, recuerda guardar el ticket de compra o tomarle una foto: Skullcandy ofrece garantía de 2 años para uso rudo, donde tomarán en cuenta el 50 por ciento de su valor para ofrecerte unos nuevos. Para mí, un gran trato.
$550 en mercadolibre.com.mx

Potencia en miniatura
Colocarme los H.Ear In de Sony en los oídos fue sumergirme en una dimensión musical donde todos los sonidos se escuchan en su debida proporción y con una nitidez que me hizo pensar que había estado perdiéndome de la mitad de mis canciones.

No exagero: los earbuds de Sony son compatibles con audio High-Resolution, una especie de 4K para la escucha, lo que permite captar cada suspiro de los cantantes y las capas de sonido más escondidas en la música.

La magia es conseguida con sus bocinas de 9mm de alta sensibilidad y su enchufe bañado en oro que mejora la conductividad. Tienen micrófono integrado y un único botón que mejora sus funciones con la app SmartKey. Su bolsita para transportarse es muy práctica, pero el diseño de los audífonos, construidos en aluminio, trajo el único inconveniente que encontré: si hace mucho frío, los auriculares se sentirán helados en tus oídos.
$1,350 en store.sony.con.mx

Apple al oído
Los Airpods de Apple son, ante todo, prácticos y cómodos. No sólo son inalámbricos, que de entrada se agradece si sales a correr o no te estás quieto en el trabajo, sino que se sincronizan en segundos con los productos de Apple y, si llegas a perder uno, puedes buscarlos con ayuda del iPhone.

Además, se cargan dentro del mismo estuche que usas para transportarlos, son tan ligeros que llegas a olvidar que los traes puestos y el sonido es claro y potente, así que puedes tomar llamadas en medio del caos de una oficina, o disfrutar de la música al ejercitarte en el parque.

La principal desventaja, es que si no tienes un iPhone, iPad, Macbook o Apple Watch no podrás sacarles provecho. Entre más productos tengas de la marca, más provecho podrás sacarles, lo cual es una mala noticia si tu cartera no te permite contar con todo el ecosistema.
$3,600 en apple.com.mx

Otras Opciones
Crema y nata
Los T10i de RHA están hechos de metal y su forma de acomoda en la forma del oído para olvidarte que los llevas puestos. Tienen micrófono y tres botones para controlar el volumen y las llamadas, y tres filtros de sonido que se enroscan en los auriculares para escuchar diferentes géneros musicales.
$4,410 en amazon.com.mx

Ambiente controlado
Los audífonos Bose SoundTrue Ultra tienen auriculares con forma especial para no caerse de los oídos, incluso si haces ejercicio. También son resistentes a la húmeda y el sudor, y sus botones funcionan con cualquier smartphone iOS y Android.
$2,600 en bestbuy.com.mx