CDMX.- Dafne Mejía y Vanya Ordóñez cumplirán uno de sus más grandes sueños: representar al país en un Mundial de Beisbol.
El camino que las jugadoras capitalinas recorrieron para llegar al premundial de Aguascalientes no fue sencillo; tuvieron que armar su propio equipo para competir a nivel nacional, entrenar diario con sus familiares, medirse ante clubes varoniles y tener confianza en que los resultados positivos pronto llegarían.
El orgullo con que portan la franela tricolor se evidencia en su mirada, Dafne y Vanya jamás se imaginaron formar parte de la Selección Mexicana de Beisbol, y mucho menos conseguir un pase inédito al Mundial de China Taipéi a celebrarse en 2020.
Como aquella primera vez que tomaron el bate o que conectaron su primer jonrón, las peloteras tricolores tienen en la mira poner en alto a México, dejar su legado y motivar a las generaciones que al igual que ellas comparten la pasión por el rey de los deportes.
¿Qué significa para ti este pase al Mundial de Taipéi?
Vanya Ordóñez: «Personalmente es una sensación que nunca había experimentado porque es algo completamente que se logra en equipo. En este torneo fue en el que más aprendí, me di cuenta que la unión del equipo es súper importante, el apoyo, el compañerismo y me lo demostraron muchísimo».
¿Qué fue lo más difícil en este proceso?
Dafne Mejía: «Al principio, cuando llegué, yo iba por una posición y me mandaron a otra, batallé muchísimo para adaptarme y me di cuenta que sí tenía la capacidad para estar en otra posición y eso es algo que aprendí en el momento».
¿Cómo era el ambiente fuera del diamante?
VO: «Terminando los partidos, cuando íbamos de regreso en el camión, llevábamos una bocina y apagaban la luz en el camión y todo el equipo cante y cante, a todo volumen y como si estuviéramos dolidas. Todo el cuerpo técnico también cantaba y bailaba y eso me gustó mucho».
¿Lo más arriesgado que hicieron en la gira?
DM: «Cuando llegábamos al estadio, empezábamos a pegarle al bote del estadio con bats y todos preguntaban quién lo había hecho y contestaban que era México. Pensábamos que los Rieleros nos iban a terminar cobrando el bote por romperlo».
¿Qué tan importante ha sido el apoyo de su familia?
DM: «Aunque mi mamá siempre se aferró a que me dedicara a otra cosa, cuando vio que realmente yo quería jugar beisbol cambió radicalmente y empezó a preocuparse más, a invertir más dinero y esfuerzo.
«Mi pilar más grande es mi mamá porque ha estado en los momentos más difíciles, como cuando me operaron del codo, y ella siempre me dijo que podía salir de ese bache».
¿Son amigas por el beisbol o desde antes?
VO: «Dafne fue la que me invitó a jugar, porque yo practicaba softbol, aunque no estaba tan convencida terminé aceptando, además de que nuestras familias son muy unidas. Yo empecé a jugar beisbol más por amistad». (Sineli Santos/Agencia Reforma)

Conócelas

Dafne Mejía Limón
Pitcher
Ciudad de México
Edad: 27 años

Vanya Ordóñez Fonseca
Jardinera
Ciudad de México
Edad: 19 años