Froylan Escobar
Agencia Reforma

CDMX.- «Un gran artista, incomparable persona», así recordó el compositor Óscar Chávez a Chamín Correa, quien falleció el martes a los 88 años, y con quien tuvo la oportunidad de trabajar en diferentes ocasiones.
El ambiente de tristeza se sintió ayer entre los artistas, durante la celebración del Día del Compositor, que se llevó a cabo en la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), pues el nombre de Chamín estuvo presente en varias pláticas.
«Se va un gran talento, un gran creador, un gran músico», dijo Armando Manzanero, quien adelantó que posiblemente le harán un homenaje luctuoso.
Chamín Correa fumó por más de 70 años, lo que le ocasionó que desarrollara enfisema pulmonar.
Luego de retirarse de los escenarios y librar una neumonía que lo atacó en 2013, Correa vivió auxiliado con un tanque de oxígeno. Sus últimos días de vida estuvo hospitalizado por neumonía.
El guitarrista fue despedido en el Panteón Jardín ayer, pasadas las 15:00 horas.
Estuvo acompañado de familiares y amigos, quienes le dieron el último adiós cantando, ya que esa fue la última voluntad del finado.
«Se fue en paz, fue un hombre muy exitoso y dejó una gran escuela. A mí me apoyó muchísimo en mi carrera, lo recuerdo con mucho cariño, fue como un padre para mí», dijo su hermano Patrizio Correa.