Frente a la epidemia creciente en el consumo de las metanfetaminas (cristal), el Centro de Integración Juvenil en Aguascalientes advirtió ayer que esta sustancia psicoactiva junto con otras generan un efecto disociativo de la realidad de la persona que las consume, provocando una serie de comportamientos extremos como disparar armas de fuego, golpear a otros seres humanos u otra situación anormal.
Mario García Martínez, director del CIJ, llamó a la ciudadanía y en especial a aquellas personas que comienzan a percibir una falta de control de sí mismos, de su vida y de sus cosas inmediatas, a solicitar asistencia a alguna de las instituciones de salud mental, familiares o amigos para poder acceder a un apoyo para prevenir una pérdida de control de su realidad y causar daños a terceras personas y a sí mismos.
Al comentar que desconoce la situación particular de la mujer presuntamente bajo el influjo de sustancias psicoactivas que sustrajo el arma de la patrulla y que hizo disparos hacia la población, el director del CIJ aseveró que existen drogas que son disociativas, el cerebro se desconecta de la realidad y la persona puede hacer “locuras”.
Detalló que el consumidor puede perder el control de todo, y entre esas sustancias que lo provocan están los alucinógenos, los hongos, el alcohol bebido en exceso, las mezclas de alcohol con medicamentos como benzodiacepina (clonazepam), así como el cristal que dispara la adrenalina en el cuerpo humano.
Ante ello, las familias deben poner atención a los indicadores de riesgo, cuando alguien empieza a sentir que las condiciones diarias le generan demasiado estrés, es tiempo de solicitar apoyo, y más cuando se ingieren sustancias psicoactivas que pueden acelerar los procesos de depresión o de falta de confianza que propiciara en un momento que se pierda el control de las acciones particulares.