Este año, un total de ciento cincuenta escuelas primarias de Aguascalientes serán beneficiadas con el programa federal piloto de ofrecer a una comunidad estudiantil superior a los cuarenta mil estudiantes, bebederos de agua potabilizada, lo que implica una inversión aproximada de 20 millones de pesos, anunció el director del IEA, Raúl Silva Perezchica.
Hasta el momento se ha entregado la primera parte que abarca treinta escuelas y las obras fueron realizadas por el Instituto Nacional de Infraestructura educativa del estado de Aguascalientes, pero desde ahora se trabaja en una segunda etapa de otras 70 escuelas y este proceso se encuentra avanzado y cotizado para que pronto inicien las obras.
Indicó que esta segunda etapa se estará entregando a la comunidad estudiantil durante el mes de octubre de 2018.
Las escuelas primarias beneficiadas son las más grandes que se disponen en la entidad, aunque se analiza una tercera etapa que se podría estar generando durante los meses de octubre y noviembre próximo, antes de que concluya el actual Gobierno Federal, quien dejaría los fondos para desarrollar posteriormente estos bebederos a favor de los niños.
En entrevista con El Heraldo, el director del Instituto de Educación de Aguascalientes precisó que este año alrededor de 150 escuelas podrán ser beneficiadas con este esquema, aunque aclaró que este programa se detuvo mucho por los acontecimientos del 2017 a causa del sismo, donde los recursos se destinaron a la reparación de las escuelas afectadas en el país.
“Sin embargo, ahora esa situación se ha normalizado y la Secretaría de Educación Pública canaliza ya presupuestos para que en dos o tres meses más se entregue la segunda etapa y entre octubre y noviembre se avance en la tercera”, resumió.
Silva Perezchica indicó que este programa de bebederos potabilizadores implicaron la realización de estudios del agua entorno a las escuelas, y a partir de ahí se determinan los tipos de filtros que se instalarán en cada plantel educativo, con el propósito de garantizar la calidad del vital líquido a consumir.
“Estos diagnósticos han hecho más lento el proceso de desarrollo y de entrega de las obras a la comunidad estudiantil”, admitió.
El titular del IEA comentó que todas las escuelas básicas cuentan con bebederos, pero no con las especificaciones que ahora desarrolla la Federación, pues traen filtros especiales para potabilizar el agua y de esta manera la calidad de la misma estará controlada y asegurando la salud de la comunidad estudiantil que la disfrute.