Narcomenudeo y robo en todas sus modalidades constituyen más del 90% de los asuntos que está atendiendo en materia penal el Poder Judicial del Estado, informó su presidente Juan Manuel Ponce Sánchez.

“Ambos, son los delitos que más impacto están teniendo en la sociedad aguascalentense y representan nueve de cada diez acciones ilícitas al ubicarse el narcomenudeo en el 59% de los asuntos y el robo en el 33% de la actividad penal del Estado”.

En entrevista, detalló que durante los primeros tres meses del año, los jueces penales han recibido 358 carpetas de investigación, de las cuales 210 son digitales y 82 administrativas, es decir, corresponden a solicitudes de cateo o medidas para la práctica de pruebas específicas.

Éstas pueden ser relacionadas con exámenes de ADN para la definición de la paternidad en casos en que hay sospecha de responsabilidad o intención de eludir ésta, o bien de alcoholimetría en sangre, entre otras.

En el lapso se han efectuado quince juicios orales, de los cuales el 90% ha finalizado con sentencias condenatorias; esto implicó la celebración de un total de 1,283 audiencias de oralidad.

En ese contexto, Ponce Sánchez consideró extremadamente preocupante la incidencia del delito de narcomenudeo, pues su multiplicación da una idea de lo que está pasando en la sociedad y la gran facilidad que hay para que gente joven, en edad productiva, se inmiscuya en temas de drogas ya sea para adquirirlas, consumirlas o distribuirlas.

“Alarma además porque el delito de narcomenudeo, regularmente va vinculado con otro tipo de delitos, es decir, un joven que se involucra en el consumo y posesión de drogas, luego penetra en otros de mayor magnitud y gravedad y esa parte debe atacarse”.

En ese sentido, dijo que la mayoría de los involucrados son adultos de entre 18 y 35 años de edad, gente joven que debería de estar ante oportunidades de desarrollo y sin embargo, se enrola en actividades ilícitas que además cada vez son más accesibles para ellos.

Al respecto, comentó que los jóvenes que fueron de alguna manera frenados en el consumo de inhalantes de severo daño para ellos, mediante restricciones para adquirirlo, hoy en día pueden conseguir cristal que les es más barato y no requiere cumplir ningún requisito, pues en el mundo bajo circula con aparente facilidad y con 50 pesos compran una dosis de algo que es altamente dañino.