Es increíble que con la mala temporada que ha tenido Necaxa hasta el momento, el equipo sólo se encuentre a cuatro puntos de la zona de liguilla. Las bondades que tiene el sistema de competencia en el futbol mexicano le permiten a Necaxa seguir soñando con la clasificación, ya que el pelotón que busca los últimos puestos a liguilla es muy apretado, el séptimo lugar Tigres tiene 18 puntos mientras que el octavo lugar Querétaro tiene 16 y Necaxa acumula 12 unidades. Michel Leaño tendrá 15 días para preparar a su equipo a disputar cinco encuentros que serán finales, ya que de perder unidades podrían despedirse anticipadamente de la fiesta grande del futbol mexicano por tercer torneo consecutivo.
Con 15 puntos aún por pelear, Necaxa está obligado a sumar por lo menos 12 puntos si es que quiere pelear por el octavo lugar de liguilla que normalmente tiene entre 23 y 26 unidades. La buena noticia para los Rayos es que sus encuentros serán contra equipos que se encuentran peleando por el boleto, es decir, que pueden quitarles puntos y superarlos si es que logran obtener la victoria ante sus rivales directos por la parte media de la tabla general. Luego de dar su peor partido del semestre, los Rayos tendrán que cerrar filas y buscar mejorar su desempeño en la cancha buscando tener un cierre de torneo casi perfecto e intentar subir sus números, aspirando al octavo lugar de la tabla.
La diferencia entre el onceavo lugar y el décimo quinto que es Necaxa, es de apenas tres puntos, mientras que con el octavo y noveno puesto es de 4. Parecer ser que ocho equipos se pelearán un boleto ya que los demás equipos de la parte alta se han ido despegando poco a poco, de esos ocho Necaxa aún tendrá que enfrentar a tres mientras que también tendrá que medirse a Monterrey que es sexto de la tabla y al Atlas que es último del torneo. Los albirrojos buscarán un cierre perfecto y mantener las esperanzas vivas de entrar a la fase final del torneo.