Dos motivos para festejar

A la pila bautismal del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, fue llevado el pequeño Humberto Jaime Guillén con la finalidad de recibir en ella el primero de los sacramentos, mientras que su hermanita de nombre Ainhoa, recibió la bendición de Dios con motivo de su tercer aniversario de vida.
En el acto sacramental, participaron con sus oraciones sus papás, César Jaime López y Cynthia Guillén Mauricio y sus respectivos padrinos, Humberto y Jenni Jaime López, así como Francisco Guillén Mauricio.
El celebrante, luego de un emotivo mensaje llevó a cabo la acción del bautismo, en la cual derramó sobre el niño las aguas del río Jordán.
En celebración por este doble acontecimiento, la familia convocó a familiares y amigos a una significativa reunión en honor a Humberto y Ainhoa, donde las felicitaciones no se hicieron esperar.