José de Jesús López de Lara

Durante la madrugada del viernes un solitario sicario ejecutó a dos hombres a balazos, frente un domicilio ubicado en la colonia La Soledad, al poniente de la ciudad.
Las víctimas mortales de este ataque fueron Jorge Arturo, de 37 años y Jafet, de 36 años, quienes presentaban impactos de bala en diferentes partes del cuerpo. El cadáver de este último fue encontrado casi carbonizado.
Los sangrientos hechos se registraron el viernes a las 00:10 horas, en la calle Jalisco y casi esquina con la Privada Jalisco, en la referida colonia.
Hasta ese lugar acudieron policías preventivos de Aguascalientes del Destacamento “Pocitos” y Destacamento “Insurgentes”, además de policías estatales, agentes de la Fiscalía General del Estado y la ambulancia ECO-343 del ISSEA.
Uno de los hombres asesinados y que fue identificado como Jafet, fue localizado sentado en un sillón que estaba envuelto por el fuego, por lo que su cadáver quedó quemado casi en el 85%. La otra persona fallecida fue encontrada tirada en la cochera de su domicilio, aunque se detectaron huellas de arrastre. Ambos presentaban impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.
Cabe destacar que inicialmente los policías preventivos de Aguascalientes atendieron un reporte de una riña en la calle Jalisco y casi esquina con la calle Tlaquepaque, en la colonia La Soledad, por lo que de inmediato varias patrullas se dirigieron al lugar señalado, pero al hacer su arribo se percataron que se trataba de una doble ejecución.
Una mujer identificada como Érika Daniela, de 32 años y quien dijo ser la esposa de una de las víctimas, comentó que su pareja Jorge Arturo y el amigo de éste de nombre Jafet, se encontraban platicando a las afueras del domicilio.
Agregó que ella estaba en una de las habitaciones tratando de dormir junto con su pequeña hija, cuando en determinado momento escuchó la voz de una persona del sexo masculino que tenía acento de “chilango” y quien comenzó a discutir con su esposo.
Casi enseguida, se escucharon varios disparos y luego que se alejaba rápidamente una camioneta, por lo que ella decidió salir a la calle para ver lo que había sucedido y encontró a su esposo tirado en el suelo con varios impactos de bala, mientras que el amigo estaba sentado en un sillón que era consumido por el fuego.
En la escena de la doble ejecución se localizaron tres casquillos percutidos y uno útil del calibre 9 mm. A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.