Raúl Olmos / Especial MCCI
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Miembros de la Legión de Cristo liquidaron este año siete empresas offshore que tenían en Luxemburgo, en la isla de Jersey y en Panamá, en esta última por evadir impuestos.
En los registros mercantiles de Luxemburgo aparece que el fondo de inversión Integer Ethical Funds, manejado por la congregación, fue liquidado el 3 de enero de 2017.
Integer manejaba inversiones por 39 millones de dólares provenientes también de otros grupos religiosos.
Este fondo fue creado el 29 de mayo de 2007 en el banco suizo Pictet & Cie, cuando Luis Garza Medina, mano derecha de Marcial Maciel en aspectos financieros, era el vicario general de la Legión.
En registros de la isla de Jersey, ubicada en el Canal de la Mancha, también se detectó la liquidación de dos sociedades mercantiles de los Legionarios.
Oak Management Limited, creada el 12 de enero de 1995 para captar las colegiaturas en los colegios legionarios en Irlanda, Suiza, Estados Unidos y Francia, fue liquidada el 29 de septiembre de 2017.
Las cuotas en esas instituciones en el extranjero eran de hasta 50 mil dólares al año por alumno.
A esta empresa también se transferían donativos de la fundación New Gate to Peace, creada para financiar un proyecto turístico-religioso en el mar de Galilea de relevancia bíblica.
Kerygma Limited, también radicada en Jersey, fue disuelta el 26 de abril de 2017, después de estar vigente durante 21 años.
Las tres empresas que los Legionarios tenían en Panamá están en proceso de ser liquidadas por infringir la ley al no pagar impuestos.
Dawn Development Company, Southwest International Inc. y First Fountain Corporation figuran desde abril de 2016 en la lista de empresas morosas por 10 años consecutivos en el impuesto de tasa única.
Esas compañías fueron fundadas el 6 de diciembre de 1984 por Maciel; el entonces vicario general Octavio Acevedo; el procurador de la Legión, Rafael Arumí Blancafort; el director territorial en Estados Unidos, Anthony Bannon; y el rector emérito del Colegio Internacional María Mater Ecclessiae de Roma, Juan Manuel Dueñas Rojas.
El Código Fiscal de Panamá establece que procederá automáticamente la disolución de las empresas que adeudan impuestos por 10 años consecutivos, aunque se da a los inversionistas la oportunidad de rehabilitarlas en un plazo de tres años.
La rehabilitación requiere que se paguen todas las sumas adeudadas y una multa, además de las tasas de años vencidos en el periodo de disolución.
Hasta el momento, los Legionarios no han realizado ningún trámite para mantener vigentes esas sociedades por lo que el Gobierno panameño podrá cancelará el registro de la persona jurídica una vez transcurrido el plazo.