Por: Itzel Vargas Rodríguez

Con un puño cerrado apuntando victoriosamente en el cielo, y una gran sonrisa en los labios, es como Charlyn Corral se posicionó como la primera mujer mexicana en ganar el pichichi en la Liga Femenil Española, y eso, es algo de mucho reconocimiento en un deporte que además, históricamente se continúa asociando a la figura masculina.

Me viene a la mente este ejemplo de desempeño, esfuerzo, constancia… A cuántos “no puedes” se pudo haber enfrentado en su vida Charlyn, y sin embargo como dice el dicho, el tiempo la puso paulatinamente en el lugar que le correspondía.

Y viene el tema a colación, a propósito de esta época electoral en la que las opciones de voto se convierten en una lucha mental en donde muchas veces los candidatos se muestran como las opciones únicas a elegir, y como las únicas opciones además, con las que se podría o no tener un cambio.

La realidad es que los verdaderos héroes sociales, no son los políticos. Somos la gente, que combatimos grandes o pequeñas luchas a diario. Desde realizar profesionalmente y éticamente un trabajo, hasta ayudar a alguien en situación de calle.

Nos distraen justamente tantos spots, publicidad pagada, vallas, espectaculares, fotos posadas y retocadas, bombardeos en todos nuestros medios de comunicación… pero eso es sólo imagen porque los que mantienen una economía creciente es toda la gente trabajadora y éticamente responsable. Los que propician el desarrollo de un país, no son sus Presidentes ni sus políticos, sino la gente que con ideas lo genera.

Así que, está bien que ejerzamos democráticamente nuestros votos en las siguientes elecciones, es un derecho. Pero no nos olvidemos de que esos falsos héroes en los que colocamos nuestras esperanzas para ver un México mejor, en realidad dependen de 125 millones de personas, que viven en un mismo territorio, y que en su mayoría, trabajan silenciosamente, sin poses ni fotos, a luchar contra la pobreza en su familia, contra la ignorancia en sus niños, contra la humillación extranjera… todos ellos, con sus grandes ejemplos, como el caso de Charlyn, o como la gran cantidad de personas que ayudaron en las calles en el pasado sismo del 19 de septiembre, todos, todos ellos, son quienes hacemos de México un gran país.

Enorgullezcámonos por nuestras victorias, y celebremos que hay tantísima gente tan capaz en México. Elegir un presidente, será sólo un paso más en nuestra historia, pero la grandeza la tenemos nosotros.

itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz

 

 

¡Participa con tu opinión!