El subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez, informó que ahora los usuarios financieros pueden conocer el comportamiento positivo o negativo de las instituciones financieras, a través del Buró de Entidades Financieras (BEF) creado especialmente para ellas, el cual es similar al Buró de Crédito, pero al revés.

Explicó que el BEF califica a los bancos, compañías aseguradoras, afores, cooperativas de ahorro y préstamos, entre otras instituciones, y a través de esta herramienta se pueden conocer los productos que ofrecen, sus comisiones y tasas, así como las reclamaciones de los usuarios.

También se pueden conocer las prácticas no sanas en que incurren, las sanciones administrativas que les han impuesto, las cláusulas abusivas de sus contratos y otra información que resulte relevante para informarle al usuario financiero sobre su desempeño, elementos que servirán para elegir lo que más convenga.

En entrevista con El Heraldo, el subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros subrayó que con el BEF se logra saber quién es quién en bancos, seguros, sociedades financieras de objeto múltiple, cajas de ahorro, afores, entre otras entidades.

En México, el BEF tiene poco tiempo de existencia, surgió a partir de su aprobación en la Reforma Financiera, y en 2014 comenzó su creación e implementación. A la fecha cuenta con la información de 2 mil 902 instituciones que conforman los 25 sectores del sistema financiero mexicano.

Los indicadores que se muestran dentro del BEF son una herramienta fundamental y miden el buen o mal desempeño en la prestación de servicios de cada entidad financiera. A través del seguimiento de estos indicadores, es posible contar con información relacionada a las reclamaciones y controversias, resoluciones y sanciones, lo que facilita la toma de decisiones financieras.

Además, también se indica el desempeño de atención a usuarios, y mide la calidad de la atención y servicios de las entidades financieras, su comportamiento y cumplimiento en la gestión de reclamaciones.

Para calificar el desempeño de las instituciones, dijo, se consideran tres aspectos principales: la gestión electrónica, gestión ordinaria y conciliación. Cada proceso tiene una evaluación que incluye diferentes criterios con un peso específico.

Esto sirve para incentivar a las instituciones financieras a que otorguen una mejor atención a las reclamaciones, que eviten las malas prácticas y cumplan cuando se resuelve a favor del usuario, indicó finalmente.

¡Participa con tu opinión!