Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife) abrió la llave del financiamiento privado a los candidatos independientes.
Los aspirantes sin partido Margarita Zavala y Jaime Rodríguez podrán recaudar para su campaña hasta 422 millones de pesos.
Antes de esta sentencia, ambos candidatos tenían derecho a recabar hasta 42.9 millones de pesos de fondos privados y financiamiento público por 7.1 millones.
Zavala y Rodríguez habían rechazado recibir los fondos públicos, sin embargo, la ex panista impugnó el candado para recaudar dinero de privados con el argumento de que quedaba en desventaja frente a los candidatos de partidos.
Lo mismo hicieron Manuel Clouthier y Pablo Salazar, aspirantes al Senado, y Luisa María Calderón, cuñada de Zavala y candidata a la Cámara de Diputados.
Ayer, a propuesta del Magistrado Felipe Fuentes, la Sala Superior reconoció que poner un límite al financiamiento privado para los independientes los dejaba en una condición de inequidad.
“El proyecto propone que el monto que debe permitirse recibir a las candidaturas independientes por concepto de financiamiento privado debe ser equivalente al que falta para alcanzar el tope de gastos de campaña considerando el financiamiento público a que tienen derecho.
La presidenta del Trife, Janine Otálora, advirtió que, pese a la posibilidad de reunir más recursos, los candidatos sin partido no están exentos de comprobar su legal procedencia en la etapa de fiscalización.
“Esta decisión y el alcance de este proyecto no implica dar, de alguna manera, un cheque en blanco a los candidatos independientes”, expresó.
Fernanda Caso, representante de Zavala ante el INE, dijo que la resolución es un reconocimiento a la inequidad que han enfrentado los independientes.
“Nosotros impulsamos esta resolución por un criterio de inequidad, más allá de un deseo de recaudar cantidades millonarias, como un símbolo de lucha contra la inequidad propiciada por los propios partidos políticos que actúan como actores preponderantes.
“El reto ahora es la recaudación. En México no hay una cultura donde la gente participe dando su apoyo económico a las campañas, ahora nuestro reto informarle a la gente para qué se utilizarán sus recursos”, admitió Caso.