En cuatro municipios del estado ha desaparecido el Derecho de Alumbrado Público (DAP), y nacieron otras figuras de Aportación Social del Alumbrado Público (ASAP), en Aguascalientes, San Francisco de los Romo y Rincón de Romos, mientras que en Jesús María será Uso y Mantenimiento de Luminarias en Áreas Públicas (UMLAP).

Estas nuevas figuras les permitirá cobrar directamente el recurso e ingresarlo a sus arcas locales por concepto de luz en la vía pública, y no dirigir primero el dinero a la Federación para que ésta lo redireccionara en un porcentaje.

Esto fue aprobado ayer en sesión del Congreso del Estado, ya que luego del fallo dado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en junio de este año, se limitó a los municipios a continuar con el cobro del DAP a partir de la Ley de Ingresos del 2020.

En el caso de Aguascalientes dejarían de ingresar a las arcas municipales entre 120 y 150 millones de pesos, y en el caso del resto de los municipios sería el 10% de sus leyes de ingresos respectivas.

Con el propósito de ingresar recursos por concepto de alumbrado público y que sea de manera directa, cuatro municipios firmaron convenios con la Comisión Federal de Electricidad y a partir de enero próximo recibirán el pago, ya no por concepto del Derecho de Alumbrado Público, sino con otro nombre pero con la misma intención.

Por tal motivo es que los municipios de Aguascalientes, San Francisco de los Romo y Rincón de Romos reformaron y derogaron los artículos en los que se habla sobre el Título “de los Derechos” particularmente en el capítulo “Por Servicios de Alumbrado Público”, y quedó sólo un artículo para que la recaudación sea de la manera en que se establezca en el convenio entre el Municipio y la CFE.

Así pues, a partir del próximo enero en los tres municipios antes citados la recaudación ya no será por DAP como se prohibió, sino quedó establecido como Aportación Social del Alumbrado Público (ASAP), mientras que en Jesús María la reforma quedó como Uso y Mantenimiento de Luminarias en Áreas Públicas (UMLAP).

De esta manera estos cuatro municipios lograron los cambios para seguir percibiendo el pago por concepto de alumbrado público, aunque no se cobra más como un derecho sino como un servicio o aportación social, tal como quedó establecido en sus respectivas leyes de Hacienda y de Ingresos.

De esta manera, el dinero que ingresa a los municipios por concepto de alumbrado público ya no se dirigirá a la Federación como se venía haciendo, sino que particularmente en estos cuatro municipios, recibirán el recurso directamente en sus arcas, derivado del acuerdo ya signado con la CFE.