La inspiración para esta vajilla, trabajada en obsidiana, basalto, cerámica y madera, proviene del siglo 16.

Paola González y Agustín Robledo son alumnos del Centro de Investigación y Diseño Industrial (CIDI), de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, que trabajaron junto con Rodrigo Llanes, chef y egresado de la Facultad de Filosofía y Letras, y Luis Equihua, investigador del CIDI, para crear los utensilios.

Los platos y vasos siguen el diseño del servicio que utilizaba Moctezuma, el gran tlatoani, en la época de la conquista, como se describen en textos como “Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España”, de Bernal Díaz del Castillo o las “Cartas de Relación”, de Hernán Cortés.

“Las piezas están diseñadas a partir de números sagrados; todo corresponde a un análisis profundo de las formas y elementos de ese entonces”, dice Agustín Robledo en un comunicado.

Para Llanes, la vajilla era parte fundamental de un ritual gastronómico que incluía la demostración de 300 platillos con 30 guisados distintos, de entre los que Moctezuma elegía. Es por esto que utiliza las creaciones de González y Robledo en el restaurante El Jolgorio, ubicado en la Colonia Roma, donde presenta un menú de degustación con 30 platillos elaborados con un colectivo de chefs.

Por su parte, Equihua consideró que las piezas, en las que se fusionan elementos contemporáneos, abrieron un mercado para los artesanos.