Es posible reabastecer los mantos acuíferos mediante la captación y aprovechamiento del agua de lluvia, según lo ha demostrado el investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Martín Hernández Marín.

El catedrático diseñó un sistema para la captación, conducción, almacenamiento y potencial uso del agua pluvial a partir de la infiltración a los mantos acuíferos, mediante contenedor conectado a un pozo con características geométricas adecuadas para el suelo de la entidad.

Explicó que como parte de un proyecto del Departamento de Ingeniería Civil, se planteó un sistema para ser instalado en techos de viviendas de interés social, por lo que los estudios fueron centrados en las condiciones actuales en este tipo de sectores urbanos.

Así, el agua que sea contenida por el dispositivo, además de pasar por los filtros del mismo, deberá escurrir por suelo inalterado, por lo que se realizaron muestras de permeabilidad con terrenos limosos que son comunes en zonas contiguas al Río San Pedro.

“Ahí, hay propiedades adversas para la filtración de líquidos, pero las evaluaciones concluyeron con resultados positivos en términos de transmisión y pureza”, aseguró el investigador.

Destacó que además de dichas pruebas, se llevaron a cabo cálculos de características que afectan el volumen y recorrido del agua hasta llegar al manto freático, como la valoración de geometría y el relleno utilizado en el pozo.

“También, en el desarrollo de la investigación se analizó el estado del suelo o la superficie de las viviendas susceptibles para captar el líquido, así como el tiempo que tomará este proceso”.

Comentó que el estudio incluyó un análisis urbanístico y atmosférico en el cual se observaron tanto el uso del suelo, como la precipitación en las diversas zonas de la capital, para establecer los espacios ideales para llevar a cabo las construcciones que ayudarían a la recarga del manto.

Hernández Marín expuso que existe la creencia de que el agua de lluvia no cuenta con la calidad requerida para su uso, por lo que se llevaron a cabo pruebas con espectrómetro de masas.

“Los resultados de éstas demostraron que los parámetros químicos del líquido pluvial en las azoteas, que ha pasado por los distintos filtros del sistema, superan considerablemente los requerimientos para considerarse apta, aun incluso de ser todavía más purificada naturalmente antes de su incorporación al manto subterráneo”.